Buscar
09:27h. sábado, 22 de enero de 2022

Las barbas portuguesas avisan a las izquierdas en el estado español - por Chema Tante

Entérense. Desvíen un momento su atención de las toletadas con que forcejean para no cohesionarse y dénse cuenta de que lo que ha pasado en Portugal, es lo que podrá pasar en las elecciones del 20 de diciembre. El fascismo neoliberal ha vuelto a pasar en Portugal y, si no se le pone remedio, también volverá a pasar en este estado de derecha.

Las barbas portuguesas avisan a las izquierdas en el estado español - por Chema Tante

Entérense. Desvíen un momento su atención de las toletadas con que forcejean para no cohesionarse y dénse cuenta de que lo que ha pasado en Portugal, es lo que podrá pasar en las elecciones del 20 de diciembre. El fascismo neoliberal ha vuelto a pasar en Portugal y, si no se le pone remedio, también volverá a pasar en este estado de derecha. 

La derecha portuguesa, bajando, ha conseguido la mayoría no absoluta, pero mayoría, con 99 escaños. El partido socialista, que es un calco de su hermano, el partido español que hace tiempo que se llama soclalista pero no lo es, ha sacado 79. Y ya verán ustedes la cantidad de argumentos, en la línea del "sentido de estado" y la "responsabilidad" que van a esgrimir esta gente falsamente socialista portuguesa, para permitir que el neoliberalismo siga destrozando derechos, libertades y condiciones laborales.

Quienes mandan en el estado español en las organizaciones de izquierdas -léase también PODEMOS, porque aunque a su dirección le moleste reconocerlo, sus votantes son de izquierda- no han sido capaces de levantar a la gente en la protesta que merece la treta malintencionada del partido llamado popular de convocar las elecciones en mitad del trasiego navideño. Y mucho menos son capaces de articular un programa de mínimos común, un sistema de elección de personas candidatas y un nombre que nos represente a todas y todos. Y esa absoluta incapacidad, indigna de una gente de tan connotada calificación acdémica en la materia, nos va  a deparar el mismo desastre que ha ocurrido este domingo en Portugal. El 20 D, por obra y desgracia de quienes mandan en los partidos de progreso y de la estupidez de la gente totorota que se suicida políticamente con la abstención, se repetirá la aberración: que la horda ppera podrá repetir que la gente prefiere el austeritarismo.

Si después de este 4 de octubre, en el que hemos visto rapar las barbas del pueblo portugués, en el estado español no nos ponemos a remojo de una vez, mereceremos lo que nos pase. Maldita sea esta desgracia.

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/04/actualidad/1443980395_150685.html