Buscar
09:56h. Miércoles, 01 de abril de 2020

¿Canarias, capital mundial de las renovables? no me hagan llorar - por Chema Tante

Iba a escribir "no me hagan reir", pero hubiera sido una incongruencia. El titular que le ha puesto María Fresno sería ridículo, si no encerrara la constatación d ela tremenda desgracia de unas islas gobernadas por el cinismo recurrente. Maria certifica en su reportaje en DIARIO DE AVISOS el bochorno que las voces técnicas presentes en este repampaneante "I Cumbre Internacional de Energía Renovables" le han hecho pasar a quienes gobiernan Canarias. 

¿Canarias, capital mundial de las renovables? no me hagan llorar - por Chema Tante

Iba a escribir "no me hagan reir", pero hubiera sido una incongruencia. El titular que le ha puesto María Fresno sería ridículo, si no encerrara la constatación d ela tremenda desgracia de unas islas gobernadas por el cinismo recurrente. Maria certifica en su reportaje en DIARIO DE AVISOS el bochorno que las voces técnicas presentes en este repampaneante "I Cumbre Internacional de Energía Renovables" le han hecho pasar a quienes gobiernan Canarias.

Paulino y su jarca vinieron por lana y han salido con la vergüenza sobre el totizo. Es una desfachatez organizar semejante "Cumbre" en unas islas que sufren la triste coincidencia de ser un territorio excepcionalmente dotado para la naturaleza para aprovechar las energías limpias, de contar con un brillante nivel de conocimiento tecnológico en la materia y, a pesar de eso y por la desgracia de quienes nos gobiernan, estar en los últimos lugares en el aprovechamiento de la energía del siglo XXI.

Hace falta ser cara dura e ignorante para andar organizando estas "cumbres" de renovables, mientras se impulsa en Canarias la introducción del combustible fósil, caro, tóxico, contaminanteu de complicado abstecimiento, que es el gas.

Es necesario tener poca preocupación por el futuro del pueblo canario, para mantenerlo en esta situación de dependencia energética, cuando podríamos estar ahorrando centenares de millones de euros de importción de combustibles.

Y, por supuesto, quienes perpetran estas acciones demuestran que el medio ambiente y la sostenibilidad de las islas les importan una penca de tunera.