Buscar
22:16h. miércoles, 20 de enero de 2021

Chile y los "dueños del poder real", Carlos Fernández Liria, en PÚBLICO

 

frase fernández liria

"A ver si nos queda claro de una vez... aunque lo dudo" dice Federico Aguilera Klink al recomendar este didáctico artículo de Carlos Fernández Liria en PÚBLICO. Y lo dice, Aguilera Klink, porque él y yo, Chema Tante, llevamos lustros diciendo esto mismo que con tanta claridad explica el artículo. Porque, con el caso chileno como base del relato, volvemos a comprobar la exasperante farsa que es la política en el mundo. En efecto, lo que verbalizaba con desfachatez Pinochet, lo que decía el siglo pasado nazi Schmitt es, punto por punto lo que está pasando en las cacareadas democracias occidentales. Ya puede uno u otro partido ganar las elecciones. Da lo mismo. Quien decide es el dinero. Que se lo cuenten, en el estado español, a Nadia Calviño, o, en Canarias, a Julio Pérez, que son quienes ordenan y mandan, al dictado de las oligarquías. 

Así pues, la historia de Chile puede muy bien instruirnos para sopesar los pilares sobre los que se asienta nuestro propio sistema democrático, y alentarnos a hacer una pregunta crucial: ¿realmente hemos logrado constitucionalizar, es decir, someter a legislación, a los "dueños del poder real", es decir, a los poderes económicos que serían capaces de suspender el orden constitucional y acabar con la democracia si se vieran amenazados por el Parlamento? Muy al contrario, les hemos dado carta blanca introduciendo en nuestra Constitución el artículo 135. Ahora, los golpes de Estado financieros ya no necesitan de los tanques, como dijo Yanis Varoufakis, cuando en 2015 se le forzó a dimitir como ministro de economía. Una historia parecida a la que ocurrió en Alemania en 1990, cuando una insensatez de los votantes había logrado que nombraran ministro de hacienda a Oskar Lafontaine, una inmensa victoria para la izquierda. El sueño no duró ni un mes. El presidente de la Mercedes Benz amenazó con trasladar toda su producción a los EEUU si no se le destituía de ipso facto y en seguida quedó claro quiénes eran "los dueños del poder real". Como decía Carl Schmitt, el nazi, el poder no lo detenta quien lo ejerce, sino quien te puede cesar por ejercerlo.

Todo el didáctico artículo de Fernández Liria

https://blogs.publico.es/dominiopublico/34967/chile-y-los-duenos-del-poder-real/

 

CARLOS FERNÁNDEZ LIRIA

público

MANCHETA 21