Buscar
18:03h. Martes, 17 de Julio de 2018

[Cientos de] Miles exigen liberar a líderes independentistas - Cataluña y el agotamiento de la institucionalidad española, (Armando G. Tejera y Editorial LA JORNADA)

 

FRASE CATALUÑA

Con estas referencias que hace Francisco Morote, de Attac Canarias, se constata que el mexicano LA JORNADA refleja lo que todo el mundo, dentro y fuera del estado español piensa, salvo quienes permiten que el nacionalismo centralista fanático imperial españolista les nuble el seso: que la fogalera armada con el conflicto con Cataluña solamente se solventa con el diálogo, la negociación, el entendimiento. Y, además, que esa obsesión fanática, que se aplica con la misma saña con otros colectivos, como las y los pensionistas, está terminando con todo vestigio de normalidad institucional en este estado. LA JORNADA, con el artículo de su corresponsal Armando G. Tejeda y con un editorial, dejá muy clara la situación. Por cierto que he creído oportuno puntualizar el titular, con algo que dice ekltexto del artículo de Tejeda: Fueron, ni miles, sino cientos de miles. Concretamente setecientos mil.

Tras finalizar la marcha, todas las organizaciones pidieron diálogopara dar una salida negociada a lo que definieron como un problema político, en el que lo primero que se debe hacer, a su entender, es liberar a los presos políticos y permitir el regreso de los dirigentes que se encuentran en Suiza, Alemania, Bélgica y Escocia.

 

Tarde o temprano, las autoridades de Madrid, sean del signo que sean, tendrán que entender que la crisis catalana no puede solucionarse mediante la cárcel, la violencia policial y la persecución, sino que tiene que pasar por una reformulación general del Estado surgido de la transición política tras el fin de la dictadura franquista. En otros términos, y al margen del rumbo que tome el secesionismo catalán, la Constitución de 1978 y el orden institucional prescrito en ella no dan para más.

http://www.jornada.com.mx/2018/04/16/mundo/024n3mun

http://www.jornada.com.mx/2018/04/16/opinion/002a1edi

la jornada