Buscar
09:19h. Domingo, 18 de agosto de 2019

Conceptos políticos y posibilidades de alianza, más allá de los bloques de derecha y neoliberales (Attac Alemania)

 

frase attac alemania

 

ATTAC ALEMANIA

Traducción de Ángel del Castillo, Attac España

Conceptos políticos y posibilidades de alianza, más allá de los bloques de derecha y neoliberales

Las siguientes tesis sirvieron de base para el debate en el Consejo Attac del 7 de abril de 2019.

1. Quien quiera organizar luchas comunes de los "abajo" debe tomar nota primero de la pluralidad de formas de explotación en el mundo globalizado.

La globalización ha cambiado la estructura de las desigualdades sociales. En todo el mundo, la desigualdad entre Estados nacionales y entre clases ha vuelto a aumentar durante tres décadas. Han surgido sociedades de clase de un nuevo tipo en las que múltiples desigualdades ocultan y oscurecen las relaciones de clase. Además, la estructura y la posición de clase están determinadas por las categorías de etnia y género. La idea de una clase grande, aunque internamente fraccionada y fragmentada de todos los asalariados no sólo está marginada, sino que tampoco se puede mantener analíticamente en los centros capitalistas. El reconocimiento de la pluralidad de las formas de explotación, en parte entretejidas, y de las divisiones significa que la clase interna (los que tienen que ganarse la vida con su trabajo porque de lo contrario no tienen ingresos) o "los de abajo" deben ser deletreados en plural.

2.- Los "arriba" se organizan actualmente de manera más eficaz que los "abajo" y, por lo tanto, están en mejores condiciones de hacer valer sus intereses. Hay razones objetivas para ello (recursos de poder, menos necesidad de coordinación) pero también razones subjetivas (resentimiento entre los dependientes entre sí).

En las últimas décadas, las élites capitalistas han tenido mucho más éxito en organizarse a nivel nacional y, sobre todo, transnacional que las clases subalternas. Esto tiene que ver con el hecho de que existe (ya no existe) una gran clase de todos los asalariados como unidad estructurada y al mismo tiempo estructurante, ni dentro del marco nacional ni a nivel mundial. Por lo tanto, una unidad de luchas sociales y políticas sólo puede ser considerada hoy en día como un bloque social temporal y constantemente recreado de asalariados. Si no surgen clases movilizadas y un bloque social efectivo de dependencia salarial, se forman estructuras sociales que pueden describirse como clases competitivas. Las clases de competencia surgen de la competencia y la devaluación simbólica o el mejoramiento de grandes grupos sociales. La competencia sólo puede restringirse de forma muy limitada a nivel nacional, por ejemplo mediante convenios colectivos. Como reacción a la desigualdad, la inseguridad y la devaluación social, partes de la clase obrera, especialmente los hombres, reaccionan con autoestima devaluando a los demás. La lucha por el mantenimiento o la mejora del estatus es llevada a cabo por los trabajadores de derecha* a través del resentimiento.

3.-  Actualmente estamos asistiendo a dos movimientos políticos paralelos y al mismo tiempo extremadamente opuestos: Un movimiento emancipador basado en el auto-empoderamiento y la participación y un movimiento autoritario (aparentemente) basado en el intercambio de élites, ambos asociados con una creciente desconfianza hacia las élites establecidas.

Por un lado, el deseo de participación política ha aumentado entre amplios sectores de la población. Esto se expresa políticamente en la búsqueda de alternativas y la participación en las protestas. Los ejemplos van desde las ocupaciones de escaños por parte de los indignados en España hasta las protestas contra TTIP y CETA en Alemania, pasando por el movimiento de mujeres en Estados Unidos contra la asunción del gobierno por parte de Trump. Las iniciativas positivas, que se pusieron en marcha en 2015 y que todavía existen en muchas ciudades en una forma diferente, han demostrado la voluntad de muchos de comprometerse en una solidaridad concreta con los refugiados. Desde finales del año pasado, los chalecos amarillos en Francia han demostrado que la paz social en los países desarrollados es todo menos estable, y el movimiento Viernes por el Futuro da esperanza a una nueva dinámica política.

Por otro lado, políticos autoritarios* como Erdogan, Putin, Le Pen o Trump encuentran un apoyo masivo y el auge de la ayuda para el desarrollo encaja perfectamente en esta tendencia. La crisis de representación y desconfianza contra las élites tradicionales conduce, por un lado, a movimientos de democratización de la sociedad y, por otro, a reivindicaciones de abolición de la democracia representativa a favor de regímenes autoritarios con elementos plebiscitarios. Y crea el caldo de cultivo para simplificar las declaraciones mundiales, que también se afianzan repetidamente en Attac, aunque actualmente no existe el peligro de que se conviertan en hegemónicas.

Mientras que durante mucho tiempo se consideró que el capitalismo funciona mejor en Estados más o menos democráticamente constituidos, hoy vemos que también prospera excelentemente en combinación con regímenes dictatoriales (ver China).

4. sólo parecen existir dos alternativas: Capitalismo neoliberal o autoritario. La tercera alternativa de un bloque social-ecológico y emancipador es hasta ahora sólo reconocible por temas individuales y actualmente para la mayoría de las personas enumeradas a continuación no hay ninguna opción por la que quieran defenderse.

Bajo las condiciones de una crisis de tenaza económico-ecológica, el viejo conflicto de la clase industrial se transforma cada vez más e irrevocablemente en un conflicto de transformación socio-ecológica. Una política democrática centrada en la cuestión social debe identificar claramente las causas estructurales y políticas de la desigualdad, la precariedad y la exclusión social, a fin de exponer cualquier noción de comunidades nacionales homogéneas. Los rígidos contrastes entre la política de identidad y de reconocimiento, por un lado, y la política popular de izquierdas, por otro, son analítica y políticamente contraproducentes para esta preocupación. La transformación de la política de clases necesita la visión de una sociedad mejor y postcapitalista.

5. Las luchas comunes no pueden ser avivadas de manera abstracta, derivadas de intereses comunes "objetivos", sino sólo de manifestaciones prácticas de contradicciones sociales.

Los a menudo imaginados tres pasos, primero el análisis de las condiciones sociales, luego la estrategia derivada de ella y finalmente el paso a las luchas sociales, no funcionan. Más bien, el análisis y el debate estratégico son paralelos a las disputas sociales. Si, por ejemplo, observamos las cadenas de valor dominantes hoy en día, surge la pregunta de dónde intervenimos en las disputas y quiénes son nuestros contactos*. Las cadenas de valor están cada vez más controladas por empresas de plataformas como Amazon. ¿Las tomamos en consideración, o más bien el Estado, para que regule con más fuerza y reduzca los impuestos? ¿Cómo nos comportamos nosotros y los trabajadores de las áreas de producción subcontratadas en los países del Sur? ¿Cómo podemos intervenir en la logística, en la que no sólo el empleo precario es la norma, sino que también es perjudicial para el medio ambiente? ¿Dónde en esta cadena están los temas a ser organizados y cómo se relacionan entre sí? ¿Cuáles son sus luchas comunes, quiénes son sus oponentes?

Attac no es un actor en este proceso que pueda establecer los temas de forma totalmente autónoma. Los temas con los que Attac interviene deben decidirse en función de si a) son socialmente virulentos b) tienen potencial transformador c) no sirven a las líneas de división entre el bloque neoliberal y el autoritario y d) son específicos de Attac (visión global, cuestión socioecológica, mercados financieros...).

La fuerza de Attac radica en el hecho de que nosotros hacemos las grandes preguntas ("¡Otro mundo es posible!") y al mismo tiempo proponemos pasos muy concretos (impuesto de sociedades, impuesto sobre el tráfico de mercancías, plataformas de movilidad pública). Además, Attac ofrece un espacio político único: si lo desea, puede ponerse en marcha rápidamente, el voluntariado con un alto grado de autonomía se combina con elementos profesionales en la oficina. Y la mezcla de educación, formación y acción directa ofrece un buen escenario.

attac

mancheta 10