Buscar
18:22h. sábado, 15 de agosto de 2020

Felipe Borbón "el preparado", no tiene ni idea, o la tiene muy mala - por Chema Tante

Nos intentaron vender, y hubo mucha gente que la compró, la imagen de Felipe Borbón como un tipo preparado para ocupar la Jefatura del Estado de derecha español, por la poca gracia de Franco. El hombre peregrinó por centros universitarios, por las Españas y allende los mares, para armarse una figura de estadista. Mal limpiaditas perras que nos costaron los estudios principescos. Porque estos días, en los que le corresponde hacer algi para ganarse el opíparo sueldo tomando una decisión, demuestra que, o no tiene ni idea de lo que es el sistema parlamentarista, o que lo que tiene, es muy mala idea, actuando en favor de lo que le interesa a su súbdito fiel Rajoy.

Felipe Borbón "el preparado", no tiene ni idea, o la tiene muy mala - por Chema Tante

Nos intentaron vender -y hubo mucha gente que la compró- la imagen de Felipe Borbón como un tipo muy preparado para ocupar la Jefatura del Estado de derecha español, por la poca gracia de Franco. El hombre peregrinó por centros universitarios, en las Españas y allende los mares, para armarse una figura de estadista. Mal limpiaditas perras que nos costaron los estudios principescos. Porque estos días, en los que le corresponde hacer algo al fin para ganarse el opíparo sueldo, tomando una decisión, demuestra que, o no tiene ni idea de lo que es el sistema parlamentarista, o que lo que tiene, es muy mala idea, actuando en favor de lo que le interesa a su súbdito fiel Rajoy.

Como Jefe del Estado, lo que tiene que hacer Felipe es encargar que forme gobierno a quién el considere que tiene más apoyos  en el Congreso para hacerlo. No a quien encabece la candidatura con más votos. Por eso es aceptable que consulte a las diferentes opciones polítcas, para sondear las respectivas intenciones. Porque, para encargar la faena a la lista más votada, no hay necesidad de audiencias palaciegas. Basta con examinar los resultados de las elecciones.

Por tanto, la primera bobada de Felipe ha sido encargarle a Rajoy que se presente a la investidura. Cuando lo hizo, al final del carrusel de visitas, Felipe sabía perfectamente que Sánchez, con la oferta de Iglesias, contaba con más apoyos y menos rechazos que Rajoy.

Pero la suprema simplonería de Felipe ha sido, una vez que el taimado Rajoy le hiciera fos a presentarse "en principio" ante el Congreso, decidir retomar la comedia de las visitas de cabezas de lista. No tiene ninguna necesidad. No se le vería motivo, si no lo hubiera desvelado el zorro mayor del estado, Rajoy, en su rueda de prensa. Lo que quiere Rajoy, y Felipe le ayuda para ello, es ganar más tiempo. Porque, en lo que van pasando días y semanas, él Rajoy, sigue en el cargo, gobernando como si en este estado no hubiera pasado nada.