Buscar
08:46h. Domingo, 17 de noviembre de 2019

Fue un error como una casa. Pero ahora, el casoplón de Irene y Pablo tiene que ser La Moncloa – por Chema Tante

 

FRASE TANTE PODEMOS

Fue un error como una casa. Pero ahora, el casoplón de Irene y Pablo tiene que ser La Moncloa – por Chema Tante

Dije, y lo repito que la pareja Montero Iglesias perpetró un error estratégico como una casa. No se puede dar argumentos al enemigo, sobre todo, cuando el enemigo es la derecha ruin. Y porque sigo pensando que la gente que dirige la izquierda, con independencia del dinero que tenga, debe vivir con cierta modestia y mantener el contacto con las personas. Quien quiera y pueda vivir con mayor lujo, que lo haga en buena hora, pero que abandone la política.

Pensé y sigo pensando que esta historia de lo que la derecha llama casoplón ha estropeado la imagen de Podemos y ha apartado a más gente todavía de la intención de voto. Y, lo que creo que es todavía peor, ha sacudido la cohesión interna, que tampoco era muy sólida, que digamos.

Todo este vendaval era perfectamente previsible. Me parece a mí que Pablo e Irene deberían haber sabido lo que iba a pasar y podían haberlo evitado. De verdad que estoy convencido de que se puede vivir de puta madre y educar a hijas e hijos muy bien en una casa digna, cómoda, pero algo más modesta, algo menos ostentosa.

Sin embargo ahora todo esto que ha pasado y que nunca debió pasar, se terminó. La masa inscrita en Podemos se ha pronunciado, confirmando a Pablo y a Irene en sus puestos. No hay nada más que hablar.

Porque lo que sí que no ha cambiado es que, con errores mayores y menores, la única posibilidad de cambio político a mejor que tiene este estado de derecha de nuestras desgracias está en Podemos y en sus confluencias. Y en Izquierda Unida. Y en Canarias, desde luego, en Sí se puede.

Por lo tanto, ya no cabe lamentarse más, sino seguir en la brega, que queda mucho por hacer. La derecha, del corrupto Pp a la  ladina banda ciudadanera, con el respaldo de VOX, la Falange y demás fanatismos, seguirá manteniendo, sino lo impedimos, al estado español en su actual condición heredera del franquismo.

Y del Partido Español antaño socialista y obrero, encadenado por sus deudas y compromisos con el poder económico, poco se puede esperar.

Ahora toca neutralizar los fanatismos y la codicia que nos condenan a la pelea y a la ruina.  Toca cerrar filas y poner todo el esfuerzo para recuperar la iniciativa y solucionar en paz y concordia todos los problemas sociales y territoriales de los pueblo que gemimos en el estado español.

Por todo eso, en este momento, donde yo quiero que se muden a vivir Irene y Pablo es a La Moncloa.

 

Lo escribe, con exasperación, pero siempre ilusionado, Chema Tante

CHEMA TANTE

 

 

MANCHETA DONACIONES