Buscar
02:24h. Sábado, 03 de Diciembre de 2016

El genuflexo Clavijo y la "¿cuándo te mudas"? Patricia: cinismo superlativo, caras como teniques - por Chema Tante

 

clavijo patricia

CHEMA TANTEEl genuflexo Clavijo Ladrillo I, el summun del neoliberalismo en Canarias, culmen de Cc, la ATI de hoy, la ATI de ayer, la ATI de siempre, ha llegado al paroxismo de la utilización de la política para beneficiar a algunos intereses particulares, con esa justificación zafia de que "el enriquecimiento de las [ya] grandes fortunas y empresas beneficia a toda la sociedad". Y la "¿cuándo te mudas" Patricia, sigue al pie de la letra la nueva ideología introducida por la inicua dirección de su ppartido (la doble pp no es ninguna errata) que considera como fin último de su organización el provecho y privilegio de sus cabecillas. 

El genuflexo Clavijo y la "¿cuándo te mudas"? Patricia: cinismo superlativo, caras como teniques - por Chema Tante

El genuflexo Clavijo Ladrillo I, el summun del neoliberalismo en Canarias, culmen de Cc, la ATI de hoy, la ATI de ayer, la ATI de siempre, ha llegado al paroxismo de la utilización de la política para beneficiar a algunos intereses particulares, con esa justificación zafia de que "el enriquecimiento de las [ya] grandes fortunas y empresas beneficia a toda la sociedad". Y la "¿cuándo te mudas" Patricia, sigue al pie de la letra la nueva ideología introducida por la inicua dirección de su ppartido (la doble pp no es ninguna errata) que considera como fin último de su organización el provecho y privilegio de sus cabecillas. 

Esta pareja guanaja, que solamente ha obtenido sus posiciones de poder gracias a un sistema político desajeitado, y sus respectivas organizaciones, pasadas de la política al más desalmado ejercicio de la vileza, llevan adelante sus planes de desmantelamiento de toda garantía de sostenibilidad medioabiental y de preservación del territorio en Canarias, con la promulgación de una Ley del Suelo que consagra la libertad de acción para las empresas. Bajo la burda apariencia de ser una norma simplificadora de los trámites burocráticos, esa ley oculta la legalización de la discrecionalidad del poder para decidir en casos excepcionales. Unos casos excepcionales que se convertirán en regla, cada vez que convenga al capitoste municipal, insular o gubernativo de turno, y a la empresamangante que toque. 

El genuflexo Clavijo Ladrillo I remata la obra de sus antecesores, Adán y Paulino, emperretados los tres en desborrifar una ley, la de Directrices, qie pretendía contener el desarrollismo desaforado y la venta de los recursos canarios, el patrimonio cultural y el territorio al interés privado. Esa Ley de  Directrices de Ordenación General y de Ordenación del Turismo de Canarias, aprobada por unanimidad en 2003 fue, desde el primer momento ignorada para después ir perdiendo la esencia de su letra y de su espíritu, a base de modificaciones y rectificaciones. Ahora, el genuflexo Clavijo Ladrillo I no se detiene en disimulos y, con esta malamañada Ley del Suelo, consigue de una vez dejarse de boberias y conceder libertad de acción a las peores intenciones empresariales. No habrá contención para construir en Canarias, allá donde le convenga a la empresa que pague y compre la voluntad del mandamás. La Ley del Suelo permitirá todo desmán y ya no habrá esperanza para la voluntad del pueblo canario de mantener lo que le pertenece.

Pero la posición del genuflexo Clavijo Ladrillo I no es tan sólida como a él y a su Coalición empresarial inmobiliaria canaria les gustaría. Por eso necesita apuntalar su gobierno y su liderazgo orgánico, chalaneando los apoyos, en el parlamento, y en su organización. Un chalaneo, claro, que cristaliza con dinero. Y ese dinero, en esta ocasión, viene del FDCAN, el regalo que le hizo Montoro, perdonándole las perras del antiguo IGTE, que vienen a ser unos 170 millones de euros al año. Con esas treinta monedas, el genuflexo Clavijo engoda las voluntades de ciertos Judas personajillos que, ese sistema político desajeitado al que ya aludí, ha colocado en posiciones de decisión. El reparto arbitrario de los fondos regalados por Montoro tiene ese fin. Y esa operación de compra venta se ha realizado, por mucho teatro que le echen la "¿cuándo te mudas?" Patricia y sus machangos y machangas sedicentes socialistas; que hacen el paripé de levantarse de la mesa de gobierno, pero, qué va, no de sus sillas, como tan genialmente describe Padylla @Padylla  en sublime viñeta en LA OPINIÓN y LA PROVINCIA. Y que no se van del gobierno, puede verse, con la actitud de este jurria en dónde importa. Por ejemplo, en la aprobación de unos presupuestos... unos presupuestos, que no pueden ser.

 

LA MESA NO LAS SILLAS PADYLLA

Y yo, Chema Tante, digo, tomando prestados unos versos del dominicano Luis Carvajal: malditos sean, el genuflexo Clavijo Ladrillo I y toda la abyecta jarca que le sigue y permite sus jediondeces:

Malditos por los siglos de los siglos,
Condenados al odio de sus pueblos,
no podrán respirar el mediodía.
¡Usurpadores ruines de lo ajeno!
 
El hambre y el dolor serán sus huellas.
¡Adoradores viles del dinero!
Malditos sean su nombre y su estrella.
¡Servidores eternos del averno!
 
Malditos los serviles que proclaman
dioses impunes de asqueroso cieno.
Malditos quienes venden las montañas,
malditos quienes roban nuestros sueños.
Malditos, que siempre sean malditos,
en la historia y el alma de su pueblo.
 
 
CLAVIJO FELIPE
 
patricia trasparencia