Buscar
14:20h. miércoles, 04 de agosto de 2021

FUKUYAMA: "LOS MUERTOS QUE VOS MATÁIS GOZAN DE BUENA SALUD"

La historia no había terminado, debió rectificarse Fukuyama, Marcelo Colussi en ALAI

 

FRASE COLUSSI FUKUYAMA

Marcelo Colussi en ALAI trata de aquel desfachatado grito de Fukuyama que, envalentonado por el derrumbe de la Unión Soviética, se atrevió a sostener que se había terminado el debate de las ideologías y que empezaba el juego del pragmatismo económico. Pero, como dice Francisco Morote, de Attac Canarias, al señalar el artículo de Colussi "Fukuyama, los muertos que vos matáis gozan de buena salud". Se creyeron que  la caída del régimen soviético, víctima de las trampas occidentales y de los propios errores de sus dirigentes, suponía la caída de la idea. Y no ha sido tal. La Unión Soviética es lamentablemente cosa del pasado pero el marxismo, la concepción comunista de la economía sigue muy viva, demostrando cada mañana más su vigencia y su necesidad.

Fue tan grande el golpe –y en buena medida, el golpe mediático que el capital supo implementar al respecto– que el discurso dominante inundó toda la discusión. La izquierda misma quedó perpleja, sin argumentos. Parecía cierto que la historia nos dejaba sin respuesta. Pero la historia no había terminado.

Definitivamente, como la lucha de clases continúa –siempre al rojo vivo–, el capítulo de ese paso atrás que significó el cierre del socialismo europeo y la reconversión de la Unión Soviética permitió a la derecha sentirse omnipoderosa, triunfal, ganadora absoluta. Valen aquí palabras del teólogo brasileño Frei Betto: "El escándalo de la Inquisición no hizo que los cristianos abandonaran los valores y las propuestas del Evangelio. Del mismo modo, el fracaso del socialismo en el este europeo no debe inducir a descartar el socialismo del horizonte de la historia humana." Está claro, sin embargo, más allá de la pasajera euforia que pudo encarnar este intelectual estadounidense con su supueseta "formulación teórica", que la dinámica social muestra ese conflicto con similar o mayor encarnizamiento que antes. La historia no está escrita; hay que seguir escribiéndola.

Todo el artículo de Colussi

https://www.alainet.org/es/articulo/212704

MARCELO COLUSSI

ALAI