Buscar
23:06h. lunes, 01 de marzo de 2021

La Tercera República vendrá cuando se den las circunstancias políticas y sociales necesarias

Juan Borges: No soy partidario de la presencia de IU en Unidas Podemos, y mucho menos en el Gobierno Central. Entrevista de José Guaguero

 

FRASE BORGES GUAGUERO

juan borges

La pandemia nos ha traído nuevas formas de trabajo. Esta entrevista fue realizada por medio del gmail. Yo conozco a mi amigo (si lo permite, hermano), hace muchos años, cuando era militante de base. Quise hacer esta entrevista de un amigo a otro amigo, pienso que estamos en un bochinche de la isla hermana, en una mesa con vino de la tierra, unas papas arrugadas y esa carne de fiesta. No recusó ninguna pregunta y a todas las respondió. Yo puedo interpretar su contenido, pero como comunicador popular me enseñaron que el que ve un vídeo es el que interpreta las imágenes. Quiero agradecer a mi amigo lo que ha hecho y por eso se merece que sea literalmente lo que él expuso a mis preguntas para La casa de mi tía.

Juan Borges Morales nació en Los Realejos en 1957, en el seno de una familia de medianeros agrícolas. Sus inquietudes sociales se comenzaron a conformar desde su temprana juventud, ya en el instituto de su pueblo se manifestaron; pero fue en el comienzo de sus estudios de Magisterio en la Universidad de la Laguna, en octubre de 1976, cuando se afilia a la Agrupación Comunista Universitaria.

Juan Borges ha sido concejal de Izquierda Unida Canaria en el Ayuntamiento de Los Realejos desde junio de 1987 hasta mayo de 2007. En la primera corporación municipal (1987-1991) fue Concejal Delegado de Servicios Sociales, Sanidad, Educación y Juventud. Ha formado parte del Consejo Político de IUC en Tenerife en varias etapas y desde el 1 de febrero del pasado año es el Coordinador Insular. Actualmente también forma parte del Consejo Político Nacional de IUC.

José Guaguero: Tú fuiste el primer concejal comunista en Los Realejos, qué ha cambiado de ese Juan.

Juan Borges: Sí, fui el primer concejal comunista en Los Realejos, pero del actual periodo democrático. Anteriormente, en corporaciones republicanas de 1936, en los entonces  Ayuntamientos de Realejo Alto y de Realejo Bajo, hubo otros.

En las elecciones municipales de 1979 y 1983, las candidaturas del Partido Comunista de Canarias no obtuvieron representación. Para las elecciones de 1987, concurrimos en la candidatura de Izquierda Canaria Unida (ICU), denominación de IU en Canarias. Obtuvimos 2.268 votos y tres concejales, entre ellos estaba yo. En febrero de 1988 firmamos un Acuerdo de Gobierno con el PSOE y yo desempeñé las Concejalías de Servicios Sociales, Sanidad, Educación y Juventud hasta junio de 1991. Posteriormente, obtuvimos representación hasta las elecciones de 2007.

En mí no se ha producido ningún cambio ideológico. Yo siempre he estado donde ha estado el Partido Comunista de Canarias-PCE: en ICU, también en ICAN y ahora en IU. Los ideales de IU me han representado y ahí estaré mientras no cambien.

JG: ¿La política de antes es igual que la de estos tiempos? ¿La situación de hoy era igual cuando fuiste concejal?

JB: Actualmente la política está más profesionalizada, no solo en cuanto a remuneraciones sino también en disposición de medios técnicos. Imagínate ser concejal en 1988: cuando apenas había ordenadores, sin móviles y sin redes sociales. Tampoco contábamos con el asesoramiento necesario. Éramos cargos públicos autodidactas, con más ilusión que preparación. Querías hacer una propuesta para el pleno y desarrollabas el texto casi sin tener en cuenta la legislación correspondiente.

Un ejemplo: En 1988 presenté una propuesta para aplicar bonificaciones fiscales a parados, pensionistas y jubilados por el suministro de agua y recogida de basura; el Interventor del ayuntamiento informó que eso era ilegal y entonces la mayoría del pleno rechazó la propuesta. Lo cierto es que esas bonificaciones se aplicaban en varios municipios como Las Palmas, Santa Cruz de La Palma, Córdoba, …

Por otra parte, entiendo que se debe regular la permanencia en los cargos: ocho años y como máximo doce. No puede ser que haya alcaldes en el cargo desde prácticamente el comienzo del periodo democrático municipal. Asimismo, considero que se debe impedir la duplicidad de cargos y prohibir el transfuguismo

JG: ¿Qué opinas del régimen del 78?

JB: La Transición se desarrolló con los condicionantes propios de la salida de una dictadura fascista de cuarenta años. Se decía entonces “La opción no es Monarquía o República, sino Democracia o dictadura”. A partir de ahí se optó por lo menos malo, una Constitución que se sustentaba en una monarquía parlamentaria, tutelada por un jefe del estado impuesto por el general golpista Francisco Franco.

Aquella Constitución, hoy más de cuarenta años después, apenas ha sido reformada. Más de la mitad de la población española actual no pudo votar en el referéndum que la aprobó el 6 de diciembre de 1978, porque era menor de edad o no había nacido aún. Y lo peor es que esa constitución es pateada un día sí y otro también. Su reforma más inmediata y urgente pasaría por blindar derechos sociales como el trabajo, la vivienda, la sanidad, la educación, las pensiones, los servicios sociales.

JG: ¿Qué opinas del voto de censura en Santa Cruz?

En las elecciones municipales de mayo de 2019 ganó Coalición Canaria, encabezada por José Manuel Bermúdez, pero la unión de PSOE y Ciudadanos, con el apoyo externo de Unidas Podemos, rompió con cerca de cuarenta años de corporaciones del CC y se abrió un periodo de cambios sobre todo en políticas sociales. Estaba claro que la oligarquía capitalina no se iba a conformar y que comenzaría a especular desde la sombra.

Y como ya viene siendo habitual la solución vino desde el transfuguismo, de la compra de una concejala de Ciudadanos que apoyó una moción de censura sin justificación política ni social, y que hasta legalmente está siendo muy cuestionada. El transfuguismo es una de las cuestiones pendientes de la democracia española.

JG: ¿Crees que el Gobierno de Canarias lo está haciendo bien?

JB: El llamado “Pacto de las flores” surgió ante todo por la necesidad de desalojar a Coalición Canaria del poder que había ejercido durante más de treinta años. Es un gobierno muy heterogéneo y, sobre todo, que funciona con compartimentos estancos, como los submarinos.

Dicho esto, al poco tiempo de llegar al poder, se le vino encima la crisis socio sanitaria del Covid-19, que ha condicionado su actuación y de momento va sorteando obstáculos. Los problemas vendrán cuando se estabilice la situación y, sobre todo, cuando nos acerquemos a las próximas elecciones. Lo importante es que apueste por la cohesión social y económica de Canarias y no por satisfacer las prebendas insularistas y políticas de los socios, NC-ASG y Podemos.

JG: ¿IU en Canarias existe?

JB: Claro que existe. Sin embargo, su actuación está condicionada por varios factores. Primero, estamos atravesando un momento de debilidad organizativa, donde la militancia cada vez se implica menos en la vida orgánica, y no solo por la situación socio-sanitaria, sino porque se está imponiendo la “militancia de sofá”, donde la intervención a través del ordenador sustituye el cara a cara en la sede del partido. Por otro lado, también se ha producido un descenso en la representación institucional tanto en cargos públicos de candidaturas de IU como en confluencias. Y finalmente, por posiciones políticas contradictorias: a nivel estatal participamos en el Gobierno Central a través de Unidas Podemos, pero en Canarias no formamos parte de esa coalición. Aquí no se produjo la unidad electoral, ni en Cabildos y ni en muchos municipios. Esta situación produce un efecto de invisibilidad. Como suele decirse “quien no sale en la foto o en la tele” no existe.

JG: ¿Podemos se comió a IUC?

JB: Izquierda Unida tiene un bagaje cultural y político acumulado por años de experiencia de trabajo social e institucional, que ahora quiere apropiarse una organización política de nueva generación que carece de ese bagaje

Podemos hace su aparición en la escena política en las Elecciones Europeas de 2014 y los dirigentes federales de IU no supieron o no quisieron reaccionar. Ya entonces advertí de la “teoría del retrovisor”, que consistió en mirar cómo una guagua nos rebasaba y no supimos acelerar. Podemos es una organización urbanita, con escasa estructura territorial, que ha crecido electoralmente desde el descontento popular por años de recortes sociales y laborales pero que ha decepcionado las expectativas iniciales y se ha incrustado en los despachos del poder.

Desde entonces se ha venido produciendo una deformación ideológica y una deriva estratégica que la dirección federal de Alberto Garzón ha ido inoculando desde hace años. Concretamente desde las elecciones generales de junio de 2016, a través de la coalición con Podemos y otras confluencias autonómicas.

Esta situación ha traído como consecuencia una preocupante desmovilización social que ha repercutido en la presencia institucional. El llamado “espacio” de Unidas Podemos no suma. Al contrario resta. En diciembre de 2015 IU y Podemos, por separado, sumaron 6.139.500 votos y 71 escaños; cuatro años después, en noviembre de 2019, en UnidaS Podemos, obtuvieron 3.097.200 votos y 35 escaños. En solo cuatro años se ha perdido el 50% de influencia electoral y de representación institucional. Y lo peor es que todos los sondeos electorales reafirman esa tendencia descendente. Ante esta situación se echan balones fuera y se culpa a las cloacas del estado y a los medios de comunicación.  Ni siquiera  la presencia en el Gobierno Central evita esa evidente bajada. Es más,  consolida la  desmovilización organizativa y social de la militancia dejando la calle en manos de la derecha extrema. Y lo peor es que las centrales sindicales de clase también se han apuntado a esta situación “delegando” su acción en la aparición de protestas sectoriales: educación, sanidad, pensionistas, …

Para revertir esta situación ha surgido “La Izquierda necesaria”, una corriente de opinión alternativa a la actual dirección federal de IU. A finales de marzo se celebrará la XII Asamblea Federal de IU donde se enfrentarán dos modelos de organización: la partidaria de constituir una nueva organización política con Podemos y otras confluencias, defendida por el PCE y la dirección federal de IU, y otra opción en la que apostamos por la continuidad y consolidación de IU desde su independencia y soberanía organizativa y política.

No, Podemos no se comió a Izquierda Unida. Somos nosotros, dirigentes y militantes,  los que hemos permitido esta situación: nos hemos hibernado. Hemos optado por la comodidad de los sillones institucionales y la resignación.

JG: ¿Después de tantos años de militancia política, no estás decepcionado con el sectarismo de la izquierda?

JB: La división de la izquierda en España siempre ha existido y siempre existirá. Es una cuestión ideológica y también estratégica. Ideológica, porque el PSOE no quiere cambiar el sistema, solo quiere humanizarlo; es lo que viene haciendo desde la recuperación de la Democracia. Estratégica, porque es un partido turnista, que cuando gobierna no desarrolla políticas de izquierdas, y cuando está en la oposición se vuelve hasta revolucionario. Es el clásico partido socialdemócrata que pinta de color rosa la realidad social.

El sectarismo no viene desde la izquierda, sino desde la derecha. Una derecha extrema que no acepta los resultados electorales cuando no le son favorables; que está cuestionando la propia democracia; que se acerca peligrosamente a postulados ultraderechistas. La irrupción de VOX en las instituciones ha arrastrado al PP y a Ciudadanos hacia la derecha extrema. La derechona española frente a los social comunistas. ¿Socialcomunistas? Esa breva no nos caerá.

JG: ¿Cómo ves el estado actual, es posible la 3ª República?

JB: La Tercera República vendrá cuando se den las circunstancias políticas y sociales necesarias. Es una cuestión, más que política, generacional. Hoy legal y políticamente es imposible. Se tendría que dar un Proceso Constituyente, y los números no dan. Ni siquiera el PSOE, que es republicano desde su creación, está por la labor. Y la derecha, pues ya ves, de repente ha secuestrado la Constitución, se la ha apropiado, cuando resulta que en 1978 no la apoyó.

La cuestión republicana es un tema cultural y generacional. Hay que hacer mucha pedagogía entre las nuevas generaciones y que luego apuesten claramente por opciones republicanas. De cualquier forma la mejor propaganda a favor de la República la realiza la Casa Real. Es impagable el trabajo que está realizando Juan Carlos I. Hoy es el mejor aliado que tenemos.

JG: ¿Crees que el ministro Garzón lo está haciendo bien?

JB: Alberto Garzón es ministro por necesidad. Por la necesidad y las prisas que tenía Podemos por llegar al poder, para justificarse y parar la sangría de votos y de representación institucional que padece desde junio de 2016. No soy partidario de la presencia de IU en Unidas Podemos, y mucho menos de la presencia de IU en el Gobierno Central. Unidas Podemos no es necesaria para la gobernabilidad. La suma PSOE-Unidas Podemos no da; precisa del concurso de otras fuerzas políticas.

Con estos antecedentes, Garzón poco puede hacer, las competencias en Consumo están transferidas a las autonomías. No basta con regular los horarios de las casas de apuestas y, mucho menos, con protestar por la subida de la luz. La propuesta electoral de IU era cerrar las casas de apuestas y nacionalizar el sector energético. El programa (las promesas) no se puede incumplir.

JG: ¿IUC será  del PCE o de Podemos?

IUC no es del PCE y ni mucho menos de Podemos. Izquierda Unida nació en abril de 1986, como consecuencia del acuerdo de partidos y organizaciones sociales que defendieron la salida de España de la OTAN en el referéndum del 12 de marzo de aquel año.

El futuro de IU lo decidirán sus afiliados y afiliadas. El PCE es el partido mayoritario en IU, pero a fecha de hoy la gran mayoría de integrantes de IU son personas independientes. Son miles de personas, mujeres y hombres independientes, pero ideológicamente de izquierdas y republicanas que no son del PCE ni de otro partido ¿Entonces por qué están en IU? Porque han entendido y entienden que  Izquierda Unida tiene sitio en esta sociedad, que IU les representa. En definitiva, que IU es necesaria.

JG: Analiza la  actualidad sobre el COVID-19 y cómo la está gestionando el Gobierno Canario y el Cabildo de Tenerife.

JB: En una primera fase, durante el confinamiento por el estado de alarma, Canarias con la actividad comercial y empresarial paralizada tuvo bajos índices de contagios y fallecidos por Covid-19. Ahora nos encontramos en una fase de repunte de la pandemia, aumento de afectados y fallecimientos, que el Gobierno de Canarias está intentando parar a través de medidas paliativas según cada isla.

Afortunadamente nuestro territorio insular ha contribuido a impedir la expansión de la pandemia y la acción decidida del gobierno también. Nuestro carácter insular juega a favor del control sanitario. En este sentido sí que somos “unas islas afortunadas”, pero de nada sirven las medidas sanitarias que adopten las administraciones públicas si la población no responde con responsabilidad y solidaridad.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Juan Borges y la colaboración de José Guaguero

josé guaguero reseña

MANCHETA 9