Buscar
02:21h. Sábado, 03 de Diciembre de 2016

Los manifestantes anti-Trump son herramientas de la oligarquía (Paul Craig Roberts) - por Chema Tante

 

CHEMA TANTE¡Vaya articulazo! me comenta Federico Aguilera Klink al señalar este en verdad interesante artículo de Paul Craig Roberts aparecido en INFORMATION CLEARING HOUSE, cuya traducción publica REBELIÓN. "Nada es verdad ni es mentira", todo depende "del cristal con que se mira", decía con tanta razón Campoamor. Y este texto lo confirma.

paul craig roberts

Paul Craig Roberts

¡Vaya articulazo! me comenta Federico Aguilera Klink al señalar este en verdad interesante artículo de Paul Craig Roberts aparecido en INFORMATION CLEARING HOUSE, cuya traducción publica REBELIÓN. "Nada es verdad ni es mentira", todo depende "del cristal con que se mira", decía con tanta razón Campoamor. Y este texto lo confirma.

Paul Craig Roberts es un conservador donde los haya. Sin embargo, es una de las muchas excepciones a la regla de que no se puede ser de derechas, buena persona e inteligente, a la vez. Al menos, la segunda de las cualidades, la demuestra el hombre.

No es la primera voz que se escucha afirmando la complicación de determinar quién es mejor o peor, si Trump o Hillary. Margullando en este enjundioso artículo se pescan muchas cosas. Y yo me quedaré con un par de ellas.

La primera, ese reconocimiento, insólito en un conservador gringo, de que la inmigración, en especial la ilegal, ha sido el gran negocio para el sistema productivo USA, que se ha aprovechado -secularmente, ya- de una mano de obra barata y sumisa. Cuánto más arreciara la represión, más barata y más sumisa. Está claro que para la oligarquía es una pésima noticia que venga un tipo diciendo que va a pasar de las palabras a los hechos: de la opresión pero tolerando, a impedir efectivamente la afluencia de migrantes. Yo, Chema Tante, soy el primero en condenar que se impida a nadie moverse para buscarse la vida donde pueda, pero hay que reconocer que, si Trump consiguiera -ojalá que no- cerrar las fronteras, automáticamente las condiciones laborales en USA mejorarían. No es cuestión de preferir ninguna de las posibilidades, porque lo que hay que reclamar es la libre afluencia y el respeto a las condiciones laborales justas, pero en este momento se trata de demostrar una de las causas por las que a la cínica oligarquía gringa le sepan a cuerno quemado las intenciones del dorado Trump.

Otro pejín que saco de mi margullada, es la referencia a los orígenes de las respectivas fortunas de Trump y de Hillary. No seré yo quié justifique las maniobras especuladoras que han convertido a Trump en una mezcla de Tio Gilito y Rey Midas, pero la constatación de las picaras mañas del trompetero no pueden justificar las ladinas maneras con que los Clinton han pasado a la constelación del poder del dolar. Ojo, que esto, insisto, lo digo yo, Porque a Craig Roberts, le parece muy legítima la fortuna del presidente todavía no electo (hasta el 19 de diciembre).

Y no crean gratuita, la referencia que hago a que la elección efectiva de Trump no será realidad hasta "el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre". Creo que las espadas están en alto. Y esos dos detalles que cito, del artículo que nos ocupa, más la mención de algo que también se sabía, las intenciones de Trump de frenar, cuando no detener, las negociaciones de "libre comercio" globalizadoras (TTIP, TISA, CETA), pueden convencer a un número suficiente de gente compromisaria republicana para cruzar la calle y darle naife por la espalda a Trump.

En todo caso, la enseñanza definitiva, digo yo, del "articulazo" que recomienda Aguilera Klink, es la de que, a quienes nos preocupa el futuro de la gente desamparada y de la gente del trabajo, en todo el mundo, no nos debe dar ni frío ni calor que las posaderas que aterricen en el despacho del huevo sean las de uno o de la otra. En USA, como en tantos otros países, las bien intencionadas voluntades temerosas "de los excesos de la izquierda" han caido en la trampa de elegir entre dos oligarcas, en lugar de poner en el poder a quien se debe. En USA era Roberts, en el Reino Unido, Sanders, en Francia, Mèlenchon... y en el estado español, si me lo permiten, Garzón. (Uy, uy, uy, lo que he dico).

 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=219479

http://www.informationclearinghouse.info/article45828.htm