Buscar
18:44h. viernes, 16 de abril de 2021

Miguel Guerra da un portazo y se va de la Tele de Paulino, porque no puede cumplir con su función

"Ahí tienen ustedes mi cargo, para que se hagan cargo de controlar los 38 millones de euros que cuesta el ente". Esto que denuncia Miguel Guerra en su dimisión como consejero de la Radio Televisión de Paulino, es un claro indicador -como lo ha sido toda la épica lucha de este hombre en el ente- de las abyectas mañas de Paulino en sus estos largos años de presidencia y sus más largos aún lustros de gestión política. Impulsar muy bonits leyes y luego, como no importa lo que digan  esas leyes, ha hecho lo que le ha dado la gana o le han mandado sus clientes, las empresas que le han financiado. Yo aplaudo la decisión de Miguel Guerra, pero advierto que este escándalo del Consejo de la Tele de Paulino va camino de conseguir lo que la pareja de veliloos quiere: que no haya Consejo y poder seguir mangoneando sin testigos, los meses de agonía que les restan.

De Granadilla a la televisión, pasando por el encementado hotelero, esto que denuncia Miguel Guerra ha sido la constante en la trayectoria política de Paulino:

'Mi renuncia obedece a la imposibilidad de cumplir con el artículo 11 de la Ley de Radiodifusión y Televisión de la Comunidad Autónoma de Canarias que literalmente dice que "El Consejo de Administración ejercerá el control sobre el cumplimiento en la programación de lo dospiestos en el Artículo Primero de esta Ley".

Es decir que lo que denuncia el Consejero dimisionario es nada menos que el Director del Ente, Willy 'llámame Guillermo" García y el avieso Paulino han incumplido la ley, qué tampoco es ninguna noticia, pero es sumamente grave. 

Escrito de dimisión de Miguel Guerra

Texto propuesta de cese de Willy García