Buscar
03:13h. lunes, 01 de marzo de 2021

La miserable actitud del gobierno ppero ante el drama de la gente refugiada - por Chema Tante

Si no tuviéramos centenares, miles, de razones para despreciar a la horda ppera, esto ya bastaría. Lo que el abyecto García Margallo y su capo Rajoy están diciendo sobre las medidas, tímidas de por sí, para hacer ver que Europa se preocupa por el drama que está ocurriendo, ahí al lado y más allá, por el Meditterráneo, pero tambié npor otros mares, con multitudes de seres humanos muriendo en el desamparo mientras ejercen su derecho a luchar por su vida.

La miserable actitud del gobierno ppero ante el drama de la gente refugiada - por Chema Tante

Si no tuviéramos centenares, miles, de razones para despreciar a la horda ppera, esto ya bastaría. Lo que el abyecto García Margallo y su capo Rajoy están diciendo sobre las medidas, tímidas de por sí, para hacer ver que Europa se preocupa por el drama que está ocurriendo, ahí al lado y más allá, por el Meditterráneo, pero tambié npor otros mares, con multitudes de seres humanos muriendo en el desamparo mientras ejercen su derecho a luchar por su vida.

Ya conocíamos el felón criterio de la gentuza pepera sobre la migración. Ya sabíamos que esta insalla repugnante ignora la historia migrante de los pueblos quen nos debatimos en el estado de derecha español  Pero ahora esta gente que se encaramó al gobierno con mayoría absoluta obtenida contra la opinión del setenta por ciento del electorado, asimila a la noble migración económica con el sufrimiento de la gente refugiada, arrojada de sus hogares por los conflictos bélicos y la persecución política.

Pero que sepan estas execrables personas que, una vez más, no representan la opinión de la gente.

Vean, como representaciónn de lo que sentimos tantas mujeres y tantos hombres, el glorioso editorial que pronucnión Angels Barceló en LA HORA 25 de la SER:

Europa trata a los refugiados como se fueran mercancía

Y vean lo que dice la turba ppera:

España rechaza la propuesta para el reparto de refugiados