Buscar
20:25h. viernes, 04 de diciembre de 2020

Podemos. Quizá quiere, pero está claro que no puede - por Chema Tante

 

frase tante podemos

Podemos. Quizá quiere, pero está claro que no puede - por Chema Tante *

Bastante que lo siento. Porque la de Podemos es buena gente, que brega por el ideal colectivo. Pero la etapa política de Pablo Iglesias Turrión está demostrando la ausencia de fiabilidad práctica de la formación que impàrte la Universidad en este estado español. Que un tipo con semejante brillante expediente académico haga tan espantoso ridículo, hace pensar en para qué sirve un doctorado en Políticas.

Empiezo diciendo que el cesarismo impuesto por el propio Pablo Iglesias Turrión, apartando a quien él pensara que le haría sombra, hace centrar en exclusiva sobre él y su liderazgo el fracaso de la organización que era nuestra, que la parimos en las calles y plazas y que él y su tropa de incondicionales ha hecho inoperante en el gobierno.

Unidas Podemos, metamos también ahora en el cereto a Izquierda Unida, llegaron al gobierno con una serie de compromisos. Pero ni uno. Ni uno solo se ha cumplido.

El salario mínimo se quedó muy lejos de lo prometido. Ni los mil euros alcanzó. Y si se aprobó, y lo mismo se debe decir de los ERTE, si se aprobaron, fue porque la oligarquía empresarial asumió que no quedaba otro remedio. Un gobierno, no ya de la derecha vergonzante del PsoE, sino de la propia derecha confesa, el partido mal llamado popular y la ciudadanería, hubiera aprobado igual esas medidas. No hacían falta las alforjas de Unidas Podemos para este viaje.

Y el Ingreso Mínimo Vital. El IMV está siendo el cachondeo más abyecto propinado por un tecnócrata maquiavélico como Escrivá, que ha armado un pitote burocrático inextricable, que ha hecho que ni Ingreso ni Mínimo ni Vital. Una cachetada a la gente que se quedó atrás. Y ahí sigue, cada día más atrás.

Calviño, Calvo y Montero se preocuparon de que la maldita Reforma Laboral siga crujiendo a la gente, sin que se escuche ni un ¡ay! por parte de los ministros y las ministras de Unidas Podemos. Todo lo contrario, lo que se oye es a la incomparable Yolanda Díaz diciendo que este es un solo gobierno y que para adelante vamos.

De las pensiones, de las ayudas a la dependencia, nunca más se ha sabido. Del impuesto a los ricos, ni les hagas reír, que a Botín le da algo.

Bien. Queda lo del despido a quién esté de baja por enfermedad. Cuando lo derogaron, la carcajada empresarial se escuchó hasta en la cátedra de Castells en California. ¿Por qué se creen que los rastreos de la covid-19 no funcionarán? Porque en este reino de Felipe el de Franco, quien no no se presente a trabajar, no hace falta que vaya más, que le han botado. ¿No lo sabían? Pues entérense. Enferma o sana, la persona que no va a trabajar, es despedida. Por la cara. Le guste o no a Yolanda Díaz.

Y, como escribo desde Canarias, diré que la sucursal isleña, Sí podemos Canarias, sigue la misma senda del ridículo de su central. Un año largo  y en su historial no queda sino los 16 millones que sus socios, psociatas, neocanarios y casimiros, le dieron a Noemí para que se sintiera la Madre Teresa. Y ni eso ha sido capaz de repartir, no ya de prolongar. después de los trescientos eurillos, Noemí no ha podido ni distribuir el remanente que quedó, porque se equivocaron en los cálculos y repartieron menos de lo poco que había. Y las solicitudes de la Prestación Canaria de Inserción y de Pensiones No Contributivas siguen empantanadas en las mismas covachuelas del gobierno de Canarias. Una desgracia.

Ya me dirán para qué sirve la presencia de Sí podemos Canarias en el Gobierno de Canarias, si no es capaz de contener la insensatez de Ángel Víctor, Román, Casimiro, Julio Pérez, Yaiza o el de la chistera Miguel Ángel, que se empeñan en resucitar el muerto del turismo masivo, depredador del territorio, factor importante del calentamiento global y, encima imposible, en lugar de buscar las alternativas económicas posibles en Canarias. Ya me dirán que hace una organización que se define como ecologista, pero permite que sigan los proyectos de trenes, o ese tercer acceso a un puerto que no tiene un solo barco, pero ya cuenta con dos entradas. 

Podemos está en los gobiernos impotente y, encima, callado. Ni pincha, ni corta, ni habla.

De esta manera, yo le digo a la gente de Podemos, de allá arriba, por el estado y de acá abajo, por Canarias, que lo mejor que pueden hacer es largarse. Para estar en el gobierno haciendo el pato, mejor están la oposición, denunciando.

Total, si Sánchez los botará, para salvar los Presupuestos  que le gustan a Botín. Y si no los bota, da lo mismo. Aprueben lo que aprueben en los Presupuestos, luego, se hará lo que Botín le diga a Calviño que quiere que se haga. Que no me lo invento, oigan. Es blo que ha pasado varias veces.

Qué lástima dará ver a Pablo Iglesias Turrión seguir el bochornoso camino de Rosa Díez y Albert Rivera.

Lo escribe y lo sostiene

Chema Tante

CHEMA TANTE

mancheta 24