Buscar
23:15h. martes, 25 de enero de 2022

Aquella República, Xavier Pericay en ABC - Aquella República que tumbaron nazis y fascistas, comenta Chema Tante

 

frase xavier pericay

Xavier Pericay publica en ANC un artículo que le ha dado poco, muy poco trabajo. Se ha limitado a copiar y pegar los mismos infundios que llevan largando desde hace noventa años. Yo soy todavía más pureta que el susodicho, pero él también alcanzó a asistir, en su caso, seguro que con deleite, a las clases de Formación del Espíritu Nacional en las que el antiguo fustigador de rojos seguía largando estas mendacidades sobre el caos de la República. No decían entonces ni dicen los Pericay de ahora, que los desórdenes los montaban quienes predicaban la dialéctica de las pistolas, y que la supuesta paz franquista fue una paz gris, por el uniforme de quien reprimía

 

 Aquella República que tumbaron nazis y fascistas, comenta Chema Tante

CHEMA TANTESi no destilara tanta malicia y aviesa intención, si no fuera escrito por un tipo con calidad literaria y discernimiento comprobado, este artículo de Xavier Pericay podrá ser atribuido a la inocencia. Desde el primer párrafo. Hace falta tener mala entraña para utilizar a una víctima de su propia dignidad como fue Julián Besteiro y tergiversar de la manera que LO hace Pericay la palabras del insigne republicano y socialista. Palabras premonitorias, en efecto, pero no en el sentido que le aplica Pericay, sino de lo que ocurrió en aquella noble República por culpa de una oligarquía que nunca aceptó la voluntad popular. 

No vale la pena dedicar mucho tiempo a rebatir un texto que se rebate por sí solo. Baste con decir que la situación de zozobra social que se vivió en la II República la provocaron unas fuerzas que desde el mismo abril del 31 se dedicaron a preparar la rebelión, urdiendo revueltas y altercados. Y que lo que ocurría en la primavera del 36 no era responsabilidad de un Gobierno Legítimo, el del Frente Popular, que no tenia más que cuatro meses de vida, sino de la mala fe de una coalición de derechas que integró el gobierno anterior de la República, pensando en como derrocarla.

No es cierto que la asonada de la derecha cerril contra la República fuera motivada por una desestabilización social, sino que la desestabilización social la provocaba la misma intención de levantarse en contra de una legalidad constitucional.

Sin embargo, me tengo que detener en unas palabritas de Pericay que, dada su experiencia, no pueden atribuirse a un lapsus. Es lo que piensa, el hombre, cuando dice, refiriéndose al actual gobierno e introduciendo una mentira, porque no hay en esa coalición fuerza alguna de las que él llama "separatistas":

En su composición -la tríada de socialistas, comunistas y separatistas- y en su espíritu -la consideración de que nadie más que ellos tiene derecho a ocupar el poder-.

Pues mira por dónde Pericay. Esa es la realidad. Nadie más que los partidos de la coalición tienen derecho a ocupar el poder, porque las urnas se lo concedieron y el Congreso lo ratificó. 

Porque ese es precisamente el principal rasgo de la derecha. Aquí, en Caracas o en La Paz: que se considera con derecho a derrocar al gobierno que no les gusta, por muy legítimo democráticamente que sea. Es lo que hicieron en 1936-39, por la fuerza. Y ahora, quieren hacer lo mismo. Pero como ya no tienen armas nazis y fascistas ni tropas mercenarias coloniales que les hagan el trabajo -eso que llaman "ganar en el campo de batalla", pretenden conseguirlo con las estrategias de crispación que montaron en aquellos años del siglo pasado.

Por que tiene razón Pericay. estos tiempos se parecen a aquellos de la República. Pero también con los mismos culpables. Una derecha cerril, al servicio de sus propios intereses oligárquicos, a la que le tiene sin cuidado la Democracia y la Justicia

---------------------------------------

 

Todo el repetitivo -llevan 90 años diciendo lo mismo- artículo de Pericay en ABC

https://www.abc.es/opinion/abci-xavier-pericay-aquella-republica-202010182312_noticia.html

xavier pericay

 

ABC

 

MANCHETA 21