Buscar
11:20h. Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Sedición, aberración del derecho - por Chema Tante

 

JORDIS 2

CHEMA TANTEComo puede cambiar el derecho, por una modificación del sentido de la palabra, La RAE define "sedición"  como "Alzamiento colectivo y violento, contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión"

Sedición, aberración del derecho - por Chema Tante

Como puede cambiar el derecho, por una modificación del sentido de la palabra, La RAE define "sedición"  como "Alzamiento colectivo y violento, contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión"

Pero el Código Penal español, que, con frecuencia, tuerce el significado de lo que debe ser el derecho, una expresión del sentido común, modifica la acepción del término, no solamente sustituyendo la palabrita "violento" por el ambiguo "por la fuerza", sino forzando la mano, agregando "fuera de las vías legales":

Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Por tanto, parece evidente que la acusación de "sedición" por la que se ha entalegado a los dos Jordis, Cuixart y änchez, presidentes de OMNIUN y de la ANC, se ajustará a derecho. Pero a un derecho que violenta la realidad de las cosas. Porque tildar a estos dos líderes populares de "sedición", diga lo que diga la jurisprudencia del Supremo, es una verdadera exageración. Porque lo que han hecho los dos Jordis ha sido cometer acciones de expresión de la opinión. Unas acciones en las que, por cierto, han sido acompañados por millones de personas. Una multitud, desarmada, con las manos en alto. Vaya una sedición. Parece que su señoría exagera.

POLICÍA CATALUÑA MANOS ALZADAS

La única explicación que puede darse a este encarcelamiento de dos personas solamente, cuando los hechos que se les imputan fueron cometidos por una multitud, cuando no hay ni riesgo de fuga y la destrucción de pruebas es imposible, es la del escarmiento. Un concepto, este del escarmiento que a mí, que no tengo ni idea del derecho, me parece absolutamente injustificable. Injustificable, y, con el respeto debido a la señoría que tomó la decisión, un error morrocotudo. Porque ya luce demostrado que la gente en Cataluña, lejos de sentir temor por el escarmiento va a enconar su posición. Y. eso espero, de manera pacífica.

A los Jordis se les ha metido entre rejas por una cuestión de expresión de opiniones. Por exponer sus demandas de manera pacífica. Y con el acoso y hostigamiento a ellos y a todos los millones de personas que les siguen, se demuestra que cuando se le decía a los asesinos violentos que en paz podían defenderse todas las ideas, se estaba mintiendo.  Creo que se trata de una cuestión muy delicada, porque se les indica a quienes tienen legítimas aspiraciones el camino de la violencia, a todas luces indeseable. A menos que la justicia al dictado del nacionalismo español imperial lo que quiera es provocar un conflicto violento cuyas consecuencias serían muy desgraciadas. Ya se ha podido comprobar los extraordinarios beneficios electorales que han supuesto para los partidos centralistas otros conflictos territoriales llevados por la vía armada.

Si el poder centralista imperial nacionalista español cree que con estas medidas de presión va a cerrar el asunto, es que no se entera de que ya no se trata, como lo fue al principio, de una simple petición de un referéndum democrático, sino de un cuestionamiento frontal a un sistema que impide las libertades democráticas.

Una vez más, hay que decir que esto es política. Y que la política es diálogo. No presiones y castigos judiciales.

* Lo escribe y lo ratifica Chema Tante

CHEMA TANTE