Buscar
22:54h. miércoles, 20 de enero de 2021

El Monipodio Rajoy ratifica las miserias de su corte milagrosa y su dependencia de Soria - por Chema Tante

 

 

soria

CHEMA TANTEEn la versión actualizada de El Patio de Monipodio que es el partido llamado popular, el puesto protagónico de Monipodio nadie se lo discute al pútrido Rajoy. Sí que hay una dura competencia por ser el lugarteniente del führer. Es mucha la gente que quiere ser Rinconete o Cortadillo. Pero el cargo del taimado Goebbels le corresponde, por méritos propios, a un fulano infecto. Soria, canario, para nuestra vergüenza.

 

Lo de Soria prueba las miserias de Rajoy y su dependencia de Soria - por Chema Tante

En la versión actualizada de El Patio de Monipodio que es el partido llamado popular, el puesto protagónico de Monipodio nadie se lo discute al pútrido Rajoy. Sí que hay una dura competencia por ser el lugarteniente del führer. Es mucha la gente que quiere ser Rinconete o Cortadillo. Pero el cargo del taimado Goebbels le corresponde, por méritos propios, a un fulano infecto. Soria, canario, para nuestra vergüenza.

Soria es un maestro consumado de la pillería y de la comunicación embustera. Es un experto aprovechador de los entresijos legales que se encuentran en este estado de derecha que sufrimos. Es quién institucionalizó la doctrina que tanto ha beneficiado a la delincuencia política, la del Pp y la de Cc. Ese principio de que, si no se demuestra la conexión de causa efecto entre la fechoría perpetrada y el enriquecimiento insólito pero fastuoso, de la persona perpetradora, no se puede demostrar el delito. Y, como nadie firma un recibo por las perras recaudadas, entonces no hay nada que condenar. Ese principio le salvó el cogote a Soria, cuando lo de Anfi del Mar y la salmonada; o lo del chalet y demás felonías, que le han deparado a Soria una envidable solvencia financiera, que le permite estallarse sumas considerables en historias procesales. Es el  mismo principio que todo amenaza que le permitirá a otro bergante, Zerolo, librarse de las consecuencias de su saqueos. Pero esa es otra de las mil historias de la iniquidad pperocoalicionera.

Soria es también un consumado manejador de los tiempos. Todo el mundo creímos que su estrella se había agotado, cuando el escándalo de su mentira panameña y neojerseyana. Nada de eso. Soria, de una tacada, con su mandada a mudar cercenó la investigación de lo verdaderamente grave, que no era ni es la mentira, sino el fondo de sus actividades delictivas fuera de costa. Y la vez, le quitó el cuerpo a la debacle que está sufriendo su partido. Mientras sus colegas ministros y ministras sufrían las tribulaciones de la investidura fallida, Soria paladeaba su etiqueta azul en su académico refugio de Harvard. (Al precio académico y logístico que ustedes saben y que excede con mucho de las posibilidades de un sueldo político).

Pero Soria es, para guindilla de este escaldón intoxicante, un genio de la extorsión y el chantaje. Y ha conseguido que el Monipodio del Pp, Rajoy, le intente encumbrar a la candidatura para la Dirección Ejecutiva del Banco Mundial. Una postulación tan vergonzosa y significativa, que lo han tenido que hacer con nocturnidad y alevosía, una vez culminada la mordida del polvo en el Congreso, cuando la mayoría de la dignidad (donde no figuraban Cc y la malinche Oramas) le hizo foooooos a Rajoy. Si siquiera reponerse de la tollina, Rajoy firmó el nombramiento de Soria como candidato. Y a ver quién duda de que el motivo de esto es evitar que la lengua viperina de Soria se desboque. 252.000 dólares, al año, netos, más prebendas varias, a cambio de callarse la boquita. No está nada mal, aunque sea sentándose en el sillón enchingado por las posaderas de Rato. Qué asco.

Es de esperar, aunque las manipulaciones sorianas sean capaces de conjurarlo, que su manifiesta incapacidad teórica impida a Soria ocupar un puesto técnico en el Banco Mundial. Aunque tampoco importa demasiado. Si no es Soria, con cualquier otra persona, el Banco Mundial seguirá la senda de perversidad neoliberal que ha transitado los ultimos tiempos y que solamente cesará cuando los gobiernos del mundo empiecen a ser ocupados por gente decente. Gente que no ponga ahí a Ratos ni Sorias.

 

http://www.eldiario.es/economia/Gobierno-Manuel-Soria-Banco-Mundial_0_554695364.html