Buscar
22:21h. lunes, 24 de enero de 2022

Las toscas ruindades del Pp; de Catalá, por allá, a Antona, por acá - por Chema Tante

cataláASIER ANTONA

Catalá y Antona, allá y acá, la misma caradura

CHEMA TANTEDesde que perpetraron su horror original, denominarse "populares" cuando nacieron para mantener en alto el propósito de sus abuelos franquistas de fastidiar al pueblo todo lo que haya menester, esta horda inecente no deja de afrentar nuestro más esencial sentido de la vergüenza ajena.

Las toscas ruindades del Pp; de Catalá, por allá, a Antona, por acá - por Chema Tante

Desde que perpetraron su horror original, denominarse "populares" cuando nacieron para mantener en alto el propósito de sus abuelos franquistas de fastidiar al pueblo todo lo que haya menester, esta horda inecente no deja de afrentar nuestro más esencial sentido de la vergüenza ajena.

Estos días tenemos un par más de motivos de asco. Ni siquiera se toman el trabajo de urdir maquiavélicas operaciones para salirse con la suya. Tiran de naife y tumban lo que les molesta, por las malas.

Si quienes les intentan poner un tenique en el camino son fiscales, se les tumba de sus cargos, y a otra cosa. Si, dentro del propio partido, alguien intenta interponerse en el camino de los elegidos a las alturas del poder, se les desprestigia.

Al partido que usurpa el digno apelativo de popular se le estaba complicando -más todavía- la vida, con el evidente  desprecio de la ley que se demuestra que aplica en su actividad polìtica, el presidente murciano, el seráfico Pedro Antonio Sánchez. Y quien investiga a este granuja era el fiscal jefe de Murcia, Manuel López Bernal. Como en la absurda administración de justicia del estado español, las fiscalías parecen tener más atribuciones que jueces y juezas, la mejor manera de conjurar el peligro es cargarse al fiscal. Y eso ha hecho el ministo Catalá, pasándole las oportunas órdenes a su paniaguado fiscal general del estado, José Manuel Maza. Y se acabó el problema.

Mientras tanto, en Canarias se está cociendo un congreso que materialice la operación de maquillaje democrático interno, Y se presenta a la presidencia ppera canaria el heredero e hijo bien amado de Soria, el palmero desertor y canarión consorte, Asier Antonoa. Pero alguna y algunos han osado pretender la misma gloria. Y eso no puede ser.

Lo que ha hecho Antona es digno de su padre politico Soria, una jediondada miserable. Resulta que para entrar en la elección, se necesitaban avales. La y los aspirantes, Tavío, Hernández Bento y Cardona, presentaron avales de alrededor de doscientos avales. Pero el rufo Antona se descolgó con nada menos que tres mil. La primera impresión, obviamente, es la de que la y los contrincantes de Antona habían hecho el ridículo, contando con una parva adhesión, comparada con el apabullante apoyo logrado por el ungido por la bendición de Soria. Pero no se ha tardado demasiado en conocerse la trampa.

Los avales deben ser validados por la comisión organizadora del congreso ppero, cuyo presidente, Felipe Alfonso El Jaber, y el resto de miembros no han tenido ni la decencia de disimular su incondicional apoyo a Antona. Y este tipejo les había dicho que, como quiera que los avales exigidos eran de 90 militantes al corriente del pago de las cuotas, el proceso validador se detendría en cada caso, en cuanto el o la aspirante respectivo llegara a ese número. Esa es la trampa. La y los contrincantes de Antona se preocuparon simplemente, como es lógico, de que quienes les avalan cumplieran los requisitos. Y el tramposo ladino Antona, acumuló miles de apoyos, a sabiendas de que la comisión no publicaría la proporción de avales espurios que aportara. Con eso, la operación de maquillaje, presentando como un apoyo inmensamete mayoritario, lo que era una trampa inmuda, estaba cerrada. Al menos, eso pensaba este sujeto carente de toda vergüenza. 

En las alturas del estado de derecha, como en las bajuras de estas desafortunadas islas, la turba del Pp no deja de insultar a la democracia.

http://politica.elpais.com/politica/2017/02/22/actualidad/1487760978_305015.html

Lo escribe Chema Tante

CHEMA TANTE