Buscar
01:44h. Viernes, 21 de Julio de 2017

Una varita mágica para el comisionado Rodríguez . por Chema Tante

 

santiago rodríguez

El funiconario que no funciona

CHEMA TANTEEl flamante comisionado de Inclusión Social y Lucha Contra la Pobreza del gobierno que tan confiscadamente preside el genuflexo Clavijo es, desde el mes de enero, el psicólogo Santiago Rodríguez. Y el insigne funcionario demuestra que no atina en la manera en que debe funcionar. Rodríguez comparece ante la opinión, en el programa de la SER de Juan Carlos Castañeda, para demostrar que, saber, sabe de teorías; pero que no tiene ni remota idea de como debe operar, en el terrero. En definitiva, lo mismito que siempre ha pasado, con la gente de la coalición empresaria. conocer, conocen, los problemas. Pero no pueden o no quieren actúar como es debido. Y, no quieren, mal, por su perversidad; pero si no pueden, peor, por su cinismo, manteniendo un carguito e ingresando un sueldito, sin merecerlo.

Una varita mágica para el comisionado Rodríguez . por Chema Tante

El flamante comisionado de Inclusión Social y Lucha Contra la Pobreza del gobierno que tan confiscadamente preside el genuflexo Clavijo es, desde el mes de enero, el psicólogo Santiago Rodríguez. Y el insigne funcionario demuestra que no atina en la manera en que debe funcionar. Rodríguez comparece ante la opinión, en el programa de la SER de Juan Carlos Castañeda, para demostrar que, saber, sabe de teorías; pero que no tiene ni remota idea de como debe operar, en el terrero. En definitiva, lo mismito que siempre ha pasado, con la gente de la coalición empresaria. conocer, conocen, los problemas. Pero no pueden o no quieren actúar como es debido. Y, no quieren, mal, por su perversidad; pero si no pueden, peor, por su cinismo, manteniendo un carguito e ingresando un sueldito, sin merecerlo.

El funcionario que no funciona ni funcionará, se ha metido media hora radiofónica, tarifada al peso, para hablar como un activista cualquiera de una ONG. Ha explicado, con nítida crudeza la dura, intolerable realidad de la sociedad canaria. El Comisionado de Inclusión y Pobreza ha demostrado que sabe que Canarias se encuentra sumida en la peor situación del estado, de las peores de Europa, precisamente, por cierto, en el momento de su historia en que dispone de las mejores oportunidades comerciales, con abundancia de recursos humanos formados y cuando la tecnología se ha aliado con el clima para otorgar la posibilidad cierta de la soberanía energética que liberaría recursos, por no tener que pagar importaciones de combustibles.

El Comisionado demuestra, digo, saber de qué va la cosa. Pero también demuestra que ignora que su comisión no es saber, sino hacer. Y, sobre, todo, conseguir resultados. Y su ignorancia se comprueba, porque el hombre no es capaz de ofrecer ni una sola medida para mitigar el drama social, la fractura que padecen nuestras islas. Ni una sola medida, más allá de "nuevos esudios y encuestas, para conocer el problema". Un problema que ´le demuestra conocer muy bien.

Esto se resume en la frase que le escucho largar, un reconocimiento expreso de su ineptitud: "No existe una varita mágica para solucionar la fractura social. Y, si alguien la tiene, que me lo diga, que me encantará tener un debate con él"

Pues ya tú ves, comisionado. Aquí estoy yo, Chema Tante, dispuesto a la brega, gritándote "partido fuera" a tu envite. Yo tengo la varita mágica. Y ni siquiera la he descubierto yo. Me la ha enseñado esa serie de gente que piensan con la cabeza, esa gente que tú, comisionado deberías atender también.

Claro que si les hubieras atendido, jamás hubieras aceptado enredarte con un partido y con un economista presidente que profesan la fe friedmaniana en su más codiciosa acepción. Porque el genuflexo Clavijo detesta la varita mágica que sacaría a Canarias de su desastre social.

Resumiendo, la varita mágica se reduce a mejorar el ingreso, levantando el trato de favor a los empresadepredadores; de sustituir el modelo de turirmo masivo a precios de saldo y salarios de miseria, por el de turismo selectivo que paque sueldos e impuestos como debe ser; de una inversión en proyectos rentables y en asuntos sociales y, en fin, en un sistema fiscal que libere de impuestos a las personas y cargue de tributos a las enpresas y fortunas, de manera equitativamente acorde con lo que ganan.

Claro que también estorba para conseguir la varita mágica que tú, Santiago dices que no existe, que en el estado español gobiernen partidos neoliberales, declarados, como el Pp, o vergonzantes, como el PsoE. Pero ese obstáculo se supera trabajando con las opciones de izquierda, no aceptando chollitos en el gobierno, cuando se sabe, positivamente, que no se va a poder cumplir con la comisión por la que se juró o prometió trabajar.

Por eso te digo, Santiago, que juegas un triste papel en el gobierno del genuflexo Clavijo. 

Lo proclamo yo, Chema Tante

CHEMA TANTE