Buscar
08:44h. lunes, 25 de octubre de 2021

Juan Jesús Arteaga (CCOO Canarias): “Lo peor que nos puede pasar en estos momentos es que la gente caiga en la desesperación”



El secretario general de CCOO Canarias, Juan Jesús Arteaga, en declaraciones a Radio SAN BORONDÓN  expresó su indignación ante el cariz antisocial que están tomando las políticas puestas en marcha por los gobiernos estatal y canario como consecuencia de la crisis y que en lugar de combatir sus efectos perversos, inciden en el ahondamiento de la problemática por los profundos recortes que se están imponiendo.
Juan Jesús Arteaga (CCOO Canarias): “Lo peor que nos puede pasar en estos momentos es que la gente caiga en la desesperación”

Afirma que la actual situación requiere por tanto no sólo de resistencia, sino de reflexión, capacidad de diálogo para llegar a acuerdos con aquellos que tengan auténtica voluntad para alcanzarlos

SB-Noticias.- El secretario general de CCOO Canarias, Juan Jesús Arteaga, en declaraciones a Radio San Borondón expresó su indignación ante el cariz antisocial que están tomando las políticas puestas en marcha por los gobiernos estatal y canario como consecuencia de la crisis y que en lugar de combatir sus efectos perversos, inciden en el ahondamiento de la problemática por los profundos recortes que se están imponiendo.

Arteaga considera extremadamente grave la situación actual que padece la sociedad canaria y española, donde no paran de aumentar los índices negativos en términos de paro, de exclusión social, de pobreza relativa, de pérdida de patrimonio común como son los servicios públicos o las cajas de ahorro y afirma que estamos en un momento en donde los recortes de las administraciones se reflejan de una manera directa en la ciudadanía y, por tanto, nos afectan no sólo a nuestro presente y futuro, sino también al de nuestros hijos.

Ante esta situación, cree necesario que salgo a relucir la indignación y la resistencia de la ciudadanía y las clases trabajadoras, pero también la reflexión, razón por la que el sindicato ha organizado una jornada sobre salud laboral y la grave incidencia que la crisis está teniendo en este sentido con el objetivo de analizar qué respuesta se está dando, si es proporcionada y adecuada, pero también para saber más sobre los efectos de la mal llamada reforma laboral, que no es otra cosa que una agresión brutal contra los trabajadores.

Afirma que la actual situación requiere por tanto no sólo de resistencia, sino de reflexión, capacidad de diálogo para llegar a acuerdos con aquellos que tengan auténtica voluntad para alcanzarlos, sean empresarios o gobiernos, porque de esa forma se podrá ayudar a salir del actual estado represivo de la sociedad.

En este sentido, entiende que cuando se pone la conciencia en el diseño de experiencias que nos ayuden a salir de la crisis, se demuestran que es posible hacer las cosas de otra manera, lo que conllevaría a mejorar ese estado emocional que ahora lo ve todo negro, aumentaría la esperanza entre los ciudadanos y se saldría mejor de esta situación.

Insiste por tanto en que sociedad, gobiernos, partidos políticos, empresarios y sindicatos deben creer firmemente en que se puede salir de esta situación, en que se puede salir sin hipotecar aún más nuestros futuro, porque no hacerlo sería el mayor de los desastres y podría conllevar al hundimiento total del país, sobre todo si la gente acaba cayendo en la desesperación que se vive en otros lugares de Europa, como por ejemplo en Grecia.

Juan Jesús Arteaga dijo que lo primero que tenemos que salvar ante esta situación es nuestra conciencia social, algo que los causantes de esta crisis no pueden entrar. En este sentido, recuerda que esta también es una crisis de valores, por lo que para paliar las situaciones que se están produciendo en la actualidad, necesitamos gente que mantenga intacta su cabeza, sus ideas, sus valores y que sean capaces de contrastar esas políticas neoliberales dominantes con otras ideas, propuestas y políticas.

Afirma por tanto que el sistema capitalista nos vence también en el mundo de las ideas y de los valores, entonces sí que la batalla está perdida definitivamente.