Buscar
19:33h. Martes, 18 de Septiembre de 2018

Anarquismo y feminismo, de Carlos Taibo. (Extracto y referencias de Alejandro Floría Cortés)

 

frase taibo

El siguiente texto es un extracto del libro “Repensar la anarquía. ACCIÓN DIRECTA, AUTOGESTIÓN, AUTONOMÍA”, de Carlos Taibo (Ed.Catarata, 2013, Licencia Creative Commons). Se corresponde, concretamente, con la segunda parte del punto “ANARQUISMO Y FEMINISMO” del capítulo 7 “NUEVOS AIRES”.

REPENSAR LA ANARQUÍA carlos taibo

Anarquismo y feminismo (Carlos Taibo)

MARY DALY 2La promoción de la solidaridad entre mujeres, es la única amenaza porque se opone directamente al modelo social y psíquico de jerarquía y dominación...

Mary Daly, Más allá del Dios padre.

 

TIRANIA DE LA TIRANIA CATHY LEVINEEn todo el país grupos independientes de mujeres empiezan a funcionar sin las estructuras de liderazgo y otras omnipotestades de los hombres izquierdistas. Se están generando espontánea e independientemente organizaciones similares a las anarquistas de hace años atrás. No es casualidad.

Cathy Levine, La tiranía de la tiranía.

El siguiente texto es un extracto del libro “Repensar la anarquía. ACCIÓN DIRECTA, AUTOGESTIÓN, AUTONOMÍA”, de Carlos Taibo (Ed.Catarata, 2013, Licencia Creative Commons). Se corresponde, concretamente, con la segunda parte del punto “ANARQUISMO Y FEMINISMO” del capítulo 7 “NUEVOS AIRES”.

PEGGY KORNEGGER“En nuestros días es fácil apreciar una relación fluida entre el feminismo radical y el anarquismo. Muchas feministas libertarias han subrayado que en realidad la mayoría de las feministas radicales son, inconscientemente, anarquistas. “El anarquismo intuitivo de las mujeres, si se agudiza y clarifica, es un increíble adelanto en la lucha por la liberación humana”, ha señalado Peggy Kornegger [1]. En el mundo libertario se hace valer, al tiempo, el convencimiento de que son necesarias organizaciones femeninas específicas, las más de las veces semejantes a los grupos de afinidad. Al respecto se impone la necesidad de romper el aislamiento que padecen tantas mujeres y se afinza la conciencia de que éstas tienen que liberarse a sí mismas, sin repetir esquemas de dominio y sumisión, y desde la base del apoyo mutuo, la igualdad y el rechazo de los liderazgos. La emancipación de las mujeres será obra de las mujeres mismas, o no será.

Me refiero a un anarcofeminismo que contesta expresamente el capitalismo, que recuerda que patriarcado y explotación de clase guardan una relación obvia, y que se interesa por un amplísimo abanico de materias. Si ese abanico lo ilustra la crítica del matrimonio y de la familia nuclear, de la primacía radical de la heterosexualidad, de las identidades sexuales asentadas, de los patrones jerárquicos, de las divisiones alienantes, de los estereotipos volcados en la educación y en la cultura, y de la doble explotación, lo refrenda también la voluntad de acrecentar el control sobre el cuerpo y el designio de reinventar la vida cotidiana. Reclamar la igualdad entre mujeres y varones en un sistema lastrado ontológicamente por la desigualdad y la jerarquía conduce a un magma de contradicciones. Se resuelven, probablemente, algunos problemas a costa de enquistar otros, en un teatro en el que se aprecia un riesgo evidente: el de reproducir las reglas de juego del poder que están en el origen de la marginación de las mujeres. “El feminismo no significa defender un poder corporativo de la mujeres o la existencia de una mujer presidente: significa rechazar los poderes corporativos y los presidentes [2]”. Al cabo lo que parece revelarse es una honda conciencia en lo que se refiere a lo que significa el poder: si éste pervive en una sociedad matriarcal, pervivirán muchos de los problemas de siempre. Con semejantes mimbres a duras penas sorprenderá que se haya afianzado una crítica del omnipresente feminismo de Estado, encandilado como se halla éste con la idea de que los problemas se resuelven de manera cabal reclamando de las instituciones esto o lo otro. Y tampoco sorprenderá que por momentos se haga manifiesta la potencialidad contestaria global del discurso del feminismo radical.”

Se proponen recursos adicionales sobre anarcofeminismo en la Biblioteca Anarquista [3] y en Anarquismo en pdf [4], en estos tiempos en los que, ¡oh cielos!, @Barbijaputa dice tontear con el anarquismo [5]...

 

[1]Peggy Korneger en VVAA, Quiet Rumours. An Anarcha-feminist Reader. AK, Edimburgo/Oakland/Baltimore, 2012, pág 31

[2] Íbidem

[3] Biblioteca Anarquista http://es.theanarchistlibrary.org/category/topic/feminismo?page=1

[4] Anarquismo en pdf https://anarquismoenpdf.tumblr.com/tagged/Anarcofeminismo

[5] https://twitter.com/Barbijaputa/status/962375854499262464

 

Para comprar el libro on line:

https://www.catarata.org/libro/repensar-la-anarquia_45086/

CARLOS TAIBO RESEÑA

alejandro floría cortés reseña