Buscar
19:55h. Jueves, 27 de Julio de 2017

Auxiliares de enfermería del HUC ya no aguantan las indignas condiciones que sufren ellos y los pacientes

 

HUCAseguran que trabajan por tres personas y que es el usuario el que sufre las consecuencias

Entrevista a María Begoña Romero en Radio San Borondón

Aseguran que trabajan por tres personas y que es el usuario el que sufre las consecuencias

SB-Noticias.- Desde hace siete meses, trabajadores del Hospital Universitario de Canarias vienen concentrándose cada martes ante la puerta del edificio de Actividades Ambulatorias de este Centro sanitario, para denunciar públicamente e informar a los usuarios de que el Servicio Canario de Salud y el Gobierno de Canarias han abandonado durante 9 años al Hospital de referencia de la zona norte de Tenerife y para la isla de La Palma.

Se trata de los trabajadores CAE, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, que denuncian que se ven imposibilitados de darle al usuario la atención que se merece, por falta de personal y medios.

María Begoña Romero Menor, representante de los trabajadores, informó en Radio San Borondón que, en comparación con el Hospital de La Candelaria, en el HUC falta un tercio del personal en las categorías de auxiliares enfermería, enfermería, médicos y resto de categorías. Asegura que faltan 1000 profesionales, entre ellos 400 celadores, 300 auxiliares de enfermería, 300 enfermeros etc. En el HUC no hay ningún celador, y su función es ejercida por los técnicos de enfermería, que le quitan al usuario tiempo de su atención para realizar estas y otras funciones que no les corresponden.

“Nosotros trabajamos por tres personas y para ello le quitamos tiempo y calidad al usuario, que no se merece este trato”, lamenta María Begoña Romero. 

“Nos están sacando el jugo -exclama esta representante- no nos dejan ser profesionales de la sanidad, ni humanos con el paciente y acabamos asumiendo todo el trabajo de otras categorías porque si no, es el enfermo quien lo sufre. Y reconoce con tristeza que  a veces no pueden ni sonreír al  enfermo, que se merece el mismo atendimiento que en otros Centros hospitalarios. 

Condiciones de trabajo indignas

Entre otros problemas, detalla que no pueden trabajar en pareja como es necesario y obligatorio para casos de atención a pacientes encamados, en muchas ocasiones tienen que dejar solos a enfermos que requieren su atención para ir a otra planta a realizar alguna labor propia de celadores o de otra categoría. En ciertas circunstancias un paciente con dolor puede estar esperando media hora o más, por una medicina que no está en la planta. Pacientes dependientes que necesitan cambiar sus pañales,  deben esperar hasta una hora porque no pueden atenderlos... 

A veces se ven obligados a levantar personas que exceden en 40 o 50 Kg del peso del auxiliar, corriendo un evidente riego tanto el paciente como el auxiliar. Y cuando esto se ha producido y el enfermero acude a la Mutua, ésta dice que no es un accidente laboral porque esas tareas no puede hacerlas una persona sola... “¿Y qué hacemos -se pregunta- dejamos al paciente en mal estado una hora o más hasta que otro compañero nos ayude, o por humanidad le atendemos?”.

Además falta ropa para las camas y es habitual que para reponer tengan que ir “mendigando” por otras plantas.

Explica que es habitual que el excesivo trabajo y las malas condiciones en que lo desarrollan hagan mella en su salud, con problemas sobre todo de espalda y rodillas, pero a pesar de eso hasta ahora han soportado estas condiciones, por los pacientes.  

Reprochan a la Consejería que ni siquiera les dote de uniformes para cambiarse, en ocasiones tienen que descargar carros de mercancía u otras tareas que provoca que éstos se manchen y a continuación van a atender a los enfermos sin cambiarse. También tienen que encargarse de limpiar el mobiliario del usuario: camas, mesas, sillas, que no es tarea de ellos, y que mientras lo realizan dejan de cuidar al resto de pacientes, que es su deber.

En definitiva, asegura que más de un tercio de su jornada laboral realizan tareas que no competen a su categoría profesional.

Lo que más obsesiona y preocupa a estos profesionales de la sanidad pública  es la desatención a la que se ven sometidos los pacientes en el HUC.

La solución

Cada martes desde el 23 de diciembre de 2016, este grupo de trabajadores reclama al Consejero de Sanidad y al Gerente del Servicio Canario de Salud, que por favor los escuchen “porque nuestros usuario se merecen el 100 % de nuestra atención y se lo están robando”.

Denuncian que durante 10 años ni la Consejería de Sanidad, ni el Comité de Empresa han luchado por resolver esta situación: que a todas las categorías de trabajadores del HUC se les reconozca las mismas funciones  del SCS y se les dote de personal para poder realizarlas.

“Mientras esperamos -afirma con desesperación y disculpándose por los términos usados- la Consejería concierta con la privada y nos da por el culo a los trabajadores y a los usuarios”.

“Desde el Gobierno nos roban a todos”

Romero Menor afirma que desde el Gobierno “nos están robando a todos”, no sólo a los usuarios. 

Explica que los profesionales  trabajan mucho más tiempo que, ni se les paga ni cotizan. Pero además este exceso de trabajo y dedicación y las circunstancias en las que lo desarrollan, genera un cansancio y un agotamiento extra que les impide desarrollar su tarea con la excelencia que quisieran y que se merecen los enfermos.  “Yo tengo rotatorio de 10 días -afirma- y no nos dan las horas que deberíamos libar por cada rotatorio, solo libramos 2 días. Y cando vuelvo al trabajo, estoy cansada y a veces no podemos evitar que eso se refleje  incluso en el tono en el que alguna vez tratamos a las personas”.

Afirma que desde el SCS , la respuesta que les dan a su larga reivindicación es que prioricen y ellos entienden que esto es una tomadura de pelo.

Tratan de asustar a los trabajadores

La representante de los auxiliares de enfermería del HUC, reconoce además que a los trabajadores se les asusta “nos meten miedo de que si vas a protestar te quitan de la lista , te evalúan mal..., de que si vas a una concentración eso puede influir en tu trabajo...". Pero insiste en que “lo que estamos haciendo es legal, tenemos todo nuestro derecho”. 

Destaca que solamente se sienten respaldados por un sindicato, que indica, tiene poca representación. Se trata del SAE, Sindicato de Auxiliares de Enfermeria.

Baltar y Clavijo deberían vivir en sus carnes lo que sufren los pacientes del HUC

María Begoña Romero concluye deseando que el Consejero de Sanidad y el propio Presidente del Gobierno, deberían sufrir como personas anónimas, en sus carnes, lo que soportan los usuarios en el Hospital.

Si el Gobierno no quiere el HUC, que devuelva su competencia al Cabildo 

El Hospital Universitario de Canarias fue competencia del Cabildo de Tenerife hasta el año 2008, en que pasó a estar integrado en el Servicio Canario de Salud, del Gobierno de Canarias. 

Begoña Romero afirma que cuando se hizo el concierto de adhesión, se debieron olvidar de la equiparación de personal “creo que las personas que firmaron el concierto nos malvendieron” afirma. 

No entienden qué interés puede tener el Gobierno, en tener esas diferencias tan abismales en dos Hospitales que pertenecen a la misma administración “Si no les gustamos que nos hubieran dejado siendo hospital del Cabildo”, afirma.

http://www.sanborondon.info/index.php/noticias/sanidad/75304-auxiliares-de-enfermeria-del-huc-ya-no-aguantan-las-indignas-condiciones-que-sufren-ellos-y-los-pacientes

HUC