Buscar
16:29h. Jueves, 17 de Agosto de 2017

Benito Maceira advierte a Clavijo que si no grava las bebidas azucaradas será cómplice del dolor y muertes por enfermedades prevenibles

 

benito maceiraSB-Noticias.- En una magistral conferencia realizada en la Sala San Borondón, el prestigioso nefrólogo canario Benito Maceira, lamenta que el Gobierno de Canarias haya dado marcha atrás a la propuesta de gravar las bebidas azucaradas y bollería, e implementar una mínima medida preventiva en favor de la salud de la población.

 

Benito Maceira advierte a Clavijo que si no grava las bebidas azucaradas será cómplice del dolor y muertes por enfermedades prevenibles

Charla de Benito Maceira en la Sala San Borondón

SB-Noticias.- En una magistral conferencia realizada en la Sala San Borondón, el prestigioso nefrólogo canario Benito Maceira, lamenta que el Gobierno de Canarias haya dado marcha atrás a la propuesta de gravar las bebidas azucaradas y bollería, e implementar una mínima medida preventiva en favor de la salud de la población.

Maceira denuncia la pasividad de las administraciones canarias frente a la gravísima situación en materia de sanidad que padecemos: Canarias tiene los peores índices en enfermedades cardiovasculares de Europa y en algunos aspectos del mundo,  las complicaciones y la mortalidad  por diabetes triplican la media nacional, tenemos el mayor índice de infartados, estamos a la cabeza en colesterol e insuficiencia renal y somos la comunidad autónoma con mayor número de diálisis.

Eso sin olvidar la obesidad, que define como la "locomotora" que arrastra padecimientos como hipertensión, colesterol , insuficiencia renal, cáncer de mama y colon... que a su vez producen procesos de artereosclerosis que terminan en las enfermedades que causan la mayor mortalidad en el mundo occidental: infartos de miocardio, ictus, insuficiencia cardiaca y renal...

Canarias: islas "michelín"

En Canarias existe un 30 % de obsidad, a la par que los Estados Unidos... líderes en todos los tipos de obesidad: morbida, en mayores y sobre todo en obesidad infantil (el 18 %) situación muy grave y que va en aumento.
 
Frente a esta dramática situación, el nefrólogo afirma que acogió con satisfacción el anuncio de la Consejería de Hacienda de gravar las bebidas azucaradas y la bollería “me alegré de que el Gobierno decidiera por fin iniciar la lucha contra el gran hermano”, aunque dice desconocer si en realidad su objetivo final era recaudar fondos, al tiempo que quedaba bien diciendo que se preocupaban por la salud de la población.

También llama la atención Maceira de que haya sido la Consejera de Hacienda, quien asumiera la propuesta y que no haya aparecido en ningún momento el Consejero de Sanidad “no sé si es que no tiene experiencia en medicina preventiva, por estar en la medicina privada tantos años...”.

Asimismo lamenta que Fernando Clavijo saliera de inmediato, revocando la iniciativa anunciada y asegura que no puede evitar la sensación de que los empresarios han señalado al Presidente la “tarjeta amarilla” para frenar algo que no les conviene.

Ante esta situación el doctor Benito Maceira pregunta al Presidente Fernando Clavijo “¿Tiene usted  que reunirse con los empresarios para implementar una medida que está matando a la gente?, ¿No se reúne usted con los sanitarios, sino con los empresarios?” 

Más asombrosas considera las declaraciones del Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, Agustín Manrique de Lara, quien señalaba que  esta iniciativa no es sino una improvisación de la Consejera de Hacienda -por no decir una metedura de pata-, añadiendo que esto se arreglará en unos días “¿Ahora resulta que este señor es el que va a arreglar una normativa absolutamente beneficiosa para la población... este es el reflejo de la prepotencia del que manda y está seguro de su poder”, indica.

El doctor Maceira explicó que la realidad es que el exceso de azúcar en la población es inmenso lo que provoca unos efectos nefastos para nuestra salud.

Cuatro preguntas para Clavijo

El doctor Maceira, interpeló directamente al Presidente del Gobierno de Canarias, ante una situación que considera es muy grave, pidiéndole que responda a las siguientes cuestiones:

1. ¿Sería usted capaz de echar para detrás una medida preventiva tan pequeña cuantitativamente, pero tan importante cualitativamente y que tiene voluntad política de evitar la tragedia de la mala salud de los canarios?
2. ¿No será capaz de zafarse de un eslabón de la cadena con la que el sistema económico lo ata a usted?
3. ¿No van a dar muestras de vergüenza política para comenzar a hacer algo por la salud de sus administrados?
4. ¿Si no fuera capaz de iniciar un proceso de prevención sanitaria, aguantará los tirones de conciencia, cuando vea a los ciegos, infartados, amputados y el dolor de las familias de los fallecidos por estas enfermedades perfectamente prevenibles?

Existen pruebas científicas para considerar  veneno las bebidas azucaradas y justificar todas las medidas restrictivas

Y por otra parte indica que hay pruebas científicas suficientes que demuestran que esta medida es efectiva. De este modo cita algunas publicaciones de las más prestigiosas revistas del mundo, como la British Medical Journal y el Lancet, que afirman que la reducción  de consumo de una bebida perniciosa va a la par del porcentaje que supone el impuesto “de tal manera que si gravamos la bebida con un 15 % ellos calculan un 15 %  de reducción de la sustancia nociva  y eso ayuda a reducir la obesidad en un 1,5 %   y un 2,5 de la diabetes de tipo 2, lo cual es realmente positivo”.

Otra de las impactantes conclusiones es que la ingesta diaria de bebidas azucaradas eleva en un 13 % el riesgo de padecer diabetes en 10 años. En concreto la revista Circulation afirma que el consumo diario de bebidas azucaradas supone a nivel mundial 130.000 muertes por diabetes, 45.000 muertes por enfermedad cardiocvascular y 6.450 por diferentes tipos de caáncer. 

Por tanto afirma el doctor que existe refrendo científico suficiente para etiquetar de veneno las bebidas azucaradas y justificar todas las medidas: formación, información y también gravar su consumo para librear a la población de esta auténtica plaga.

Frente a esto, considera curiosa la contraofensiva de la industria, diciendo que no está demostrado que sea nocivo, lo cual es incierto, afirmando que esto disminuiría el empleo en las industrias azucareras, o acusando de atentado contra la libertad individual que el Gobierno se meta en qué comemos.

 

BENITO MACEIRA POTAJE MICHELÍN