Buscar
16:42h. viernes, 16 de abril de 2021

Bethencourt, Pomares: Morales tiene razón - por Chema Tante

Escucho a Jorge Bethencourt y Francisco Pomares alegar en el programa de José Luis Castañeda en RADIO CLUB TENERIFE, sobre el artículo que publicara Antonio Morales sobre las renovables y el gas en Canarias. Los dos comentaristas ejercen su derecho a opinar. Pero como vierten afirmaciones inexactas o confusas o medias verdades, vale la pena, creo, puntualizar algunos aspectos.

Bethencourt, Pomares: Morales tiene razón - por Chema Tante

Escucho a Jorge Bethencourt y Francisco Pomares alegar en el programa de José Luis Castañeda en RADIO CLUB TENERIFE, sobre el artículo que publicara Antonio Morales sobre las renovables y el gas en Canarias. Los dos comentaristas ejercen su derecho a opinar. Pero como vierten afirmaciones inexactas o confusas o medias verdades, vale la pena, creo, puntualizar algunos aspectos.

En primer lugar, la posibilidad de un accidente en una regasificadora no es remota en ninguna de las localizaciones previstas para regasificadoras en Gran Canaria y Tenerife. Y, aunque lo fuera, la magnitud de su gravedad impide apelar a las medidas de seguridad para justificar el riesgo. Tanto en Arinaga, como, muy en especialmente, en Granadilla, la probabilidad de una colisión de un buque con el muelle es muy alta. Tan alta, que ya se ha producido en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Cuando el Delta, el J.J.Sister tronó violentamente contra el dique. Si en vez de ser unm mercante convencional hubiera sido un gasero, la explosión hubiera estado servida.

En segundo lugar, dice Bethencourt que el "gas es menos contaminante y más eficaz que los fueles", argumento tan manido como insufrible. El elemento de comparación con el gas no deben ser los derivados del petróleo, sino las renovables, que son infinitamente más baratas y menos contamionantes que ningún ombustible fósil y, para mayor felicidad -si las disfrutáramos- nos relevarían de la necesidad de pagar estruendosas facturas por importación de combustibles.

Y,en tercer lugar, aunque ustedes parecen no haberlo leído, Bethencourt y Pomares, la regasificadora de Tenerife está ne piedras de ocho. Como dice Morales en su artículo, hay pruebas y argumentos suficientes para detener esa irracional obra. Con lo que quienes defendieron a ultranza el estólido puerto de Granadilla se van a quedar con las vergüenzas al aire.

Y, como regalo final, afirmaré con Morales que el gas, si se introduce en Canarias, trabará por muchos años la implantación de renovables en Canarias.