Buscar
11:19h. Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Cataluña: el conflicto entre democracia y legalidad (Carlos Fernández Liria) Comentan Julián Ayala y Chema Tante

 

POLICÍA CATALUÑA MANOS ALZADAS

carlos fernández liriaJulián Ayala destaca y comenta este denso e interesante artículo de Carlos Fernández Liria en CUARTO PODER, enésimo análisis sobre un conflicto que tiene demasiadas aristas para contemplarlo desde una sola perspectiva. Pero yo, Chema Tante, creo que siempre, en este caso catalán, como en el de todas las luchas nacionales dentro del estado español, se obvia una, definitiva.

«En un Estado de Derecho no hay derecho a la rebelión porque mientras haya derecho a cambiar la ley legalmente, ni siquiera la democracia puede desobedecer la ley».

«La pelota cae en el tejado de la política. Cuando tienes centenares de millares de ciudadanos en la calle, no puedes pretender arreglar las cosas con el Código Penal».

«Cuando hay dos pretensiones de legalidad enfrentadas, lo que hay que hacer es multiplicar los cauces legales para solucionar el problema y, si no existen, inventarlos»

 

Escribe Julián Ayala 

JULIÁN AYALA"A estas alturas parece muy difícil aportar algo nuevo a este asunto. Creo que Fernández Liria lo hace. O al menos lo matiza de manera diferente. Asunto colateral: me parece muy bien traído lo de Chaves Nogales, que trató de buscar razones a la sinrazón y que cuando se vio desbordado por ésta tomó las de villadiego. Prefiero a Arturo Barea." (Nota de Chema Tante: Barea peleó por la República hasta el final)

MANUEL CHAVES NOGALESARTURO BAREA

Manuel Chaves Nogales y Arturo Barea

Y yo, Chema Tante agrego:

CHEMA TANTELa mayoría de estos análisis que, ácidamente o paternalmente, recomiendan a las organizaciones soberanistas apelar a "los cauces legales" para gestionar sus aspiraciones, olvidan un factor esencial; las mayorías. Esta vez, cuando la minoría catalana ha intentado, por la vía legal, constitucional, democrática, hacer valer sus peticiones, las mayorías centralistas las han tumbado, incluso torticeramente, utilizando tribunales superiores, nombrados a dedo con las mismas mayorías. Digan lo que digan las leyes y las constituciones dictadas por mayorías, el derechoa  decidir de las minorías no puede ser cuestión que aquellas mayorías. Por otra parte, creo muy acertada la referencia a la gente que se atreve a opinar desde tribunas y tertulias sobre asuntos que no domina, sobre los que tiene una visión parcial. Es la llamada "desfachatez intelectual".

https://www.cuartopoder.es/ideas/2017/10/19/cataluna-el-conflicto-entre-democracia-y-legalidad/