Buscar
09:01h. lunes, 14 de junio de 2021

el poder de la Iglesia siguió siendo intocable

La educación en la España franquista hasta los años setenta, Eduardo Montagut en EL OBRERO

 

frase montagut

Eduardo Montagut en EL OBRERO trata sobre la abyecta manipulación que hizo el franquismo sobre la gente, con la educación. Y yo, Chema Tante, como víctima absoluta de ese sistema educativo, estoy en condiciones de decir algo que ya he dicho varias veces, Franco, inteligente, no era; pero listo, lo era como el hambre. Franco y la oligarquía a quien servía sabían que el más potente peligro que suponía la acción de la República era el de la renovación educativa que impulsaba. Por eso las maestras y los maestros, las y los docentes a todos los niveles, fueron el objetivo principal de la represión franquista, que asesinó, torturó, hostigó y neutralizó a esta legión abnegada de profesionales y la sustituyó por gente fanatizada o maniatada desde el poder. No es ninguna bobería, porque esos cuarenta años de marasmo educativo han producido esta sociedad alienada a la que le preocupa más las vicisitudes del Florentino futbolero que las trapisondas rapaces del Florentino empresario. Leer lo que escribió el vil Pemán para las comisiones de depuración, es al a vez deprimente y relevador. Y hay que decir que esa acción corrosiva en la educación se alivió en cierta medida en la pseudodemocracia por la entusiasta brega de profesoras y profesores en la escuela pública, pero que se ha mantienido en buena parte de la privada, por la presencia religiosas. En cuanto a la educación Superior, el asunto es complicado, porque en gran parte, los claustros han estado integrados por gente formada en la miseria franquista.

Para entender el espíritu de la represión que sufrieron los maestros y maestras es muy clarificador lo que dictó José María Pemán, a la sazón presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza del bando sublevado, en una fecha tan temprana como fue el 7 de septiembre de 1936, en una circular destinada a los vocales de las Comisiones Depuradoras:

“El carácter de la depuración que hoy se persigue no es sólo punitivo, sino también preventivo. Es preciso garantizar a los españoles, que con las armas en la mano y sin regateo de sacrificio y sangre salvan la causa de la civilización, que no se volverá a tolerar, ni menos a proteger y subvencionar a los envenenadores del alma popular, primeros y mayores responsables de todos los crímenes y destrucciones que sobrecogen al mundo y que han sembrado de duelo la mayoría de los hogares de España (…). Si todos cuantos forman parte de la Comisiones depuradoras se compenetran de esta manera de pensar y la transmiten en patriótico contagio a aquellos que han de coadyuvar a su labor en sus informes, es cosa segurísima que antes de mucho, en esta España que hoy contemplamos destruida, empobrecida y enlutada, una vez restaurado su genio y tradición nacional, veremos amanecer en alborada jubilosa, un nuevo siglo de oro para la gloria de la Cristiandad, de la civilización y de España”.

Todo el aleccionador artículo de Montagut en

https://elobrero.es/historalia/65145-la-educacion-en-la-espanya-franquista-hasta-los-anyos-setenta.html

EDUARDO MONTAGUT RESEÑA

el obrero

MANCHETA nnnn