Buscar
22:52h. martes, 25 de enero de 2022

Aquella entrevista al imputado Zerolo (Juan García Luján)

 

zerolo ríe

A Zerolo, no tocarle ni un pelo

juan garcía luján 100A quienes se preguntan -yo entre ellos- cómo es posible que un pedazo de profesional como es Juan García Luján no esté encaramado en una prestigiosa y adecuadamente pagada columna de opinión en algún medio consolidado en Canarias, nos viene muy bien leer este texto que el hombre publica en su SOMOS NADIE. Se trata de la entrevista que le hizo al delincuente Zerolo en la televisión pùblica canaria y las consecuencias -hay que jeringarse- que tuvo que arrostrar por mantener su dignidad periodística y sacarle al entrevistado los temas que interesaban a la gente, no los que convenían al propio Zerolo. Y yo, Chema Tante, le digo a Juan García Luján que sí. Que él era el periodista. Como tantos y tantas periodistas de calidad que por suerte nos gozamos en Canarias, pero que, por desgracia, en su inmensa mayoría están sobreviviendo en tareas casi administrativas. Porque, con honrosas excepciones, muchas plazas, en la prensa mercenaria, pública o privada, están ocupadas por gente mediocre, con las debidas tragaderas. Esa es la prensa que tenemos. Y hay que repetirlo: que a un estafador conocido como Zerolo, el poder lo protegió, lo acorazó mandándole a representar sin dignidad a Canarias en el Senado y le permitió hozar por Canarias, Madrid y "parte del extranjero", muchos años, disfrutando con sus perras tan mal habidas. Y lo que le queda, por lo visto. Lo entalegarán cuando sea un pureta cagalitroso.

 

No me esperaba esa salida de Zerolo en antena, pero menos me esperaba el responso que me echó el jefe de informativos cuando finalizó el programa, lo tengo grabado en mi cabeza: “Te pasaste en el contenido de la entrevista, deberías saber que no era el momento, no era el lugar y no era el personaje para hacer la entrevista que hiciste”. La frase no tuvo que aclarármela, no era el momento porque faltaban unos meses para las elecciones, no era el lugar porque consideraba que en la Televisión Canaria no se podían hacer entrevistas críticas y no era el personaje, porque San Miguel Zerolo era un pope de Coalición Canaria. Después de explicarles las razones periodísticas de mis preguntas mientras intentaba salir de mi asombro, le dije a mi jefe: “Mira, en realidad creo que era el momento, el lugar y el personaje, pero para la entrevista que tú querías hacerle yo no era el periodista”.

https://juanglujan.wordpress.com/2017/04/28/aquella-entrevista-al-imputado-zerolo/

JUAN GARCÍA LUJÁN RESEÑA