Buscar
domingo, 14 de agosto de 2022 23:01h.

Del “felipismo” al “pablismo”, o de la perpetuación del engaño electoralista del reformismo, Francisco Campos López

LA HAINE publica este artículo de Francisco Campos López que a mí me parece equivocado, Por el contrario, mi amiga Teresa Tafalla coincide con ello, en esta nota que les ofrezco. Pienso que hay que leer y atender todas las posiciones para que cada quien pueda formarse su opinión. 

Dice Teresa Tafalla: 

Llevo diciendo lo que dice este artículo desde que Pablo Iglesias apareció en escena, él y su corte. Y no porque yo sea especialmente descreida, no. Simplemente porque se le veía como apuntaba maneras desde el principio. 
 
Lo que más me desagrada es ver como gente a la que considero inteligente y comprometida vuelven al "redil". Bueno pués les adjunto este enlace. No creo que les caiga la venda de los ojos, sencillamente porque a la edad que todos tenemos las vendas nos las colocamos nosotros mismos.  Así que ellos vencerán, sí, pero a mi personalmente no me convenceran y seguiré siendo muy crítica, enormemente crítica, con un movimiento que es solo continuista, y que en nombre de la izquierda va a dinamitar la poca ideología de izquierda de este país--- como ya hicieron en su tiempo Guerra y González y el propio Carrillo, por qué no decirlo claramente--- pero que además va a dinamitar a los movimientos sociales, claro que a ellos ni les interesa, ni les interesó nunca forjar, coordinar y organizar el tejido social de este país como fuerza opositora al régimen. 
 
Y yo, Chema Tante, diré de nuevo que lo bueno es enemigo de lo mejor. Que, por supiestp, hay que mantener alzadas las banderas y los ideales de la izquierda. Pero que tampoco hay que olvidar que es mucha la gente que se está quedando sin casa, sin salud, sin educación, sin alimentación, sin vida, por culpa de la agresión neoliberal de la gente de arriba. Y que eso hay que solucionarlo con urgencia y solamente se puede hacer desde el poder. De manera que hay que tomar el poder. Y luego ya veremos. Pero, sobre todo, diré que, con venda o sin ella, el enemigo no está de este lado, como siempre nos empeñamos en ver, sino enfrente.
 
El artículo de Francisco Campos en LA HAINE: