Buscar
08:57h. Viernes, 23 de Junio de 2017

El Foro Social Mundial se celebró en Madrid, del 19 al 21 de junio

Charlas, coloquios, talleres, proyecciones de cine y otras actividades culturales se desarrollarán desde hoy y hasta el próximo domingo en el Foro Social Mundial de Madrid, convocado bajo el elocuente lema ‘Sin movimientos, no hay cambio’, y que tendrá como sede el Centro Social Autogestionado La Tabacalera.

Uno de los principales temas de debate será el de los ayuntamientos participativos, justo una semana después de que Manuela Carmena fuera investida alcaldesa de Madrid y Ahora Madrid entrara a gobernar en el Consistorio con un programa electoral en el que uno de los ejes clave es, precisamente, el de la participación ciudadana. También estarán presentes otras muchas luchas y reivindicaciones, como la ecologista y la exigencia de una soberanía energética, con la participación de colectivos como Ecologistas en Acción, de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Ecoo o Som Energía. De igual manera, cabe destacar la presencia de plataformas por la defensa de los servicios públicos, de colectivos feministas y LGTBI, de grupos contra la precariedad laboral y el TTIP, a favor de la derogación de las “leyes mordaza” y de la independencia de los pueblos saharaui y palestino.

Carmen Espinar, integrante de Ganemos Madrid y de la Red CIMAS, un observatorio internacional para la sostenibilidad de las ciudades y el medio ambiente, será una de las ponentes en las charlas sobre presupuestos y planificación participativa en la ciudad. Espinar atiende a cuartopoder.es y define los criterios de unos presupuestos verdaderamente participativos recogidos en la Declaración de Bogotá, firmada en 2011. “Deben ser vinculantes para los gobiernos y abiertos a la ciudadanía y a las minorías, con el método de un ciudadano un voto y no mediante la canalización por medio de asociaciones o colectivos, para que nadie quede excluído”, explica la ponente. Además, Espinar destaca otras cualidades de este tipo de presupuestos: “Tienen que tener criterios de justicia social y de equilibrio territorial y deben ir más allá de la distribución del dinero, es decir, hay que implicar a los equipos técnicos y políticos del Ayuntamiento”. Para Espinar, la partida que se destine a las decisiones de la ciudadanía debe ser una cantidad considerable que se vaya aumentando con el paso del tiempo. También considera de gran relevancia que “el proceso para elaborar estos presupuestos tenga espacios de deliberación, que no se elaboren sólo por vía digital, pues hay que facilitar que las personas dialoguen sobre los presupuestos”. La perspectiva de género y la autorregulación, entendida como que “el proceso lo inicie el Ayuntamiento, pero sean los ciudadanos los que acuerden las normas de funcionamiento”, son otras características fundamentales.

 

http://www.cuartopoder.es/lentesdecontacto/2015/06/19/sin-movimientos-no-hay-cambio-lema-del-foro-social-mundial-que-comienza-hoy-en-madrid/755