Buscar
01:10h. Martes, 26 de Septiembre de 2017

Las memeces y estupideces de Jorge Bethencourt - por Chema Tante

 

CHEMA TANTEEl fanatismo liberal de Jorge Bethencourt es muy conocido. Pero inspira magua que la cerrazón ideológica, el rechazo visceral a lo público, lleve a un destacado profesional de la comunicación a olvidar una regla básica en su oficio. La que obliga a no tergiversar los  argumentos contrarios.

 

Las memeces y estupideces de Jorge Bethencourt - por Chema Tante

jorge bethencourt

El fanatismo liberal de Jorge Bethencourt es muy conocido. Pero inspira magua que la cerrazón ideológica, el rechazo visceral a lo público, lleve a un destacado profesional de la comunicación a olvidar una regla básica en su oficio. La que obliga a no tergiversar los  argumentos contrarios.

Jorge Bethencourt participa en una entrevista en RADIO CLUB TENERIFE de la SER a Baltar, consejero de Sanidad del genuflexo Clavijo y, como colofón, le larga la siguiente mal intencionada pregunta. ¿No cree usted que es una memez y una estupidez rechazar las donaciones de material sanitario del empresario Amancio Ortega, por parte de quienes dicen que la sanidad canaria no necesita de limosnas?

En verdad, la sanidad pública canaria no debería necesitar de limosnas ni donaciones, porque tendría que estar fiinanciada en todo lo que precise, por los presupuestos del estado y de la nacionalidad. Si esto no es así, se debe a la esforzada brega malinformadora de gente como Bethencourt y a la pésima gestión política que destina toda su atención a favorecer los intereses privados.

Sin embargo, esa no es la razón esencial del rechazo a las donaciones de Amancio Ortega. Y es una memez y una estupidez emperretarse en ignorar que quienes nos negamos a tanta vergüenza, lo hacemos por las incesantes denuncias de que las empresas de Amancio abusan de su personal y de que evaden centenares de millones de euros de sus ya de por sí pequeñas obligaciones fiscales. 

amancio ortega cáritas

Y no se diga de la cachetada a la dignidad que supone que un sujeto que ingresa miles de millones de euros lave su cara con unas donaciones de unas pocas decenas de millones de euros.

Claro que hay que entender que un liberal como Bethencourt desprecie las tenebrosas consecuencias de la evasión, elusión y el fraude, en materia tributaria, el maltrato a las fuerzas de trabajo y los insultos a la dignidad popular. Pero eso no justifica la mentira y la malainterpretación, pecados capitales en un periodista.

 

Lo escribió Chema Tante

CHEMA TANTE