Buscar
05:43h. Martes, 13 de Noviembre de 2018

La petición de penas a las personas presas y exiliadas políticas catalanas, un esperpento del fanatismo rencoroso - por Chema Tante

frase tante cat

La petición de penas a las personas presas políticas catalanas, un esperpento del fanatismo rencoroso - por Chema Tante

Toda la operación montada por el nacionalismo imperial español contra unas personas que lo único que hicieron y siguen haciendo es reclamar pacíficamente el derecho de su pueblo a decidir, ha sido un esperpento que ha dejado en ridículo a todo el entramado ejecutivo judicial del estado español ante el mundo. Juristas de prestigio de dentro y de fuera de este estado, los tribunales europeos, la gente que tenga un mínimo de discernimiento, saben que no hay manera de explicar el procesamiento de estas personas, ni el haberlas mantenido en prisión, sujetas a un riguroso y cruel sistema disciplinario. Como tampoco se puede entender que la fiscalía y la abogacía del estado pidan unas exageradísimas condenas. 

La debilidad de las acusaciones queda reflejada en esa pueril argumentación del fiscal que dice "pese a reivindicar el pacifismo de la movilización, Jordi Cuixart apeló también a la determinación mostrada en la guerra civil".Y eso, porque Cuixart grito "No pasarán". En manos como las de este fiscal, está justicia imperial española. Una pesadilla.

Desde luego,el atolondramiento con que alguna gente del soberanismo ha manejado el problema, no ha contribuido a la solución. Cuando lanzaron el ultimátum al gobierno, condicionando el apoyo a los presupuestos con la liberación de las personas presas políticas, obligaban justamente a ese gobierno, a mantener la prisión y la persecución, para no ponerse en evidencia. Lo único que han conseguido es que la ciudadanería riverista tercie en el asunto, con lo que lo presupuestos, si se aprueban, serán un adefesio.

A todas estas, el problema sigue sin perspectivas de solución. Sean altas o no tan altas las condenas que se apliquen a estas personas, siempre serán injustas. La única posibilidad sensata es la absolución. Pero eso sería esperar demasiada imparcialidad de una justicia que ha demostrado, repetidamente, su parcialidad, su cerrilidad y su arbitrariedad ideológica. Por la sencilla razón de que en este estado imperial español hay muchísima gente del derecho muy preparada y concienciada, pero esa gente no llega a las alturas de los tribunales o de los Consejos. Y cuando alguna llega, no tarda mucho en salir disparada.

Yo proclamo que si las personas procesadas fueran culpables de algo, entonces nos tienen que empapelar a los millones de ciudadanas y ciudadanos que pensamos igual que ellas y reclamamos el derecho a decidir. Y conste que no gritaré  "No pasarán", pero no por falta de ganas, sino porque, lamentablemente, el fascismo imperial español pasa, una y otra vez, por nuestra mala cabeza.

* Lo escribe y lo ratifica Chema Tante

CHEMA TANTE