Buscar
20:44h. lunes, 21 de septiembre de 2020

Rajoy recorta el sueldo de los funcionarios enfermos, reduce la ayuda a dependencia, limita las becas...


El empleo público, también. Y la gente dependiente.  Y quien pretenda estudiar sin tener dinero.
Y hay más: limitar los viajes a quien cobre el paro y hacer una lista negra de inquilinos morosos.
 Aquí palma todo el mundo. Prevalece el criterio ultraliberal fascista de que, quien no vale para trabajar, no merece estudiar ni vivir.