Buscar
02:00h. viernes, 14 de agosto de 2020

Las tomaduras de pelo de Padrón (Padylla)

 

PADRÓN TOMADURAS DE PELO

Aunque el genuflexo Clavijo, como es frecuente y normal entre quienes son objeto de serias sospechas, se emperrete en recordar la mal entendida presunción de inocencia, la verdad es que lo de Padrón el viejo también llena de indignación. Porque la opinión mayoritaria desde hace mucho tiempo es la de que el tipo es todo menos honorable. Pero los poderes públicos, como siempre, alejados de lo que siente la gente, lo ha colmado de honores. Es lo que describe con su agudeza congénita Padylla, desde LA PINIÓN y LA PROVINCIA.  Y conste que digo que la presunción de inocencia está mal entendida, porque se trata, solamente, de una figura jurídica. Pero la opinión pública tiene perfecto derecho a asumir también la presunción contundente de culpabilidad. Que es, por ejemplo, lo que pasa con el genuflexo Clavijo, en sus trapisondas laguneras. Se ponga como se ponga el genuflexo Clavijo, está claro que Padrón es un indeseable, y es una tomadura de pelo que le mantengan los honores.