Imprimir

Ángel Víctor, Román, Antonio Morales et al., REPRESENTAN LO MISMO - por José Manuel Castellano, desde Cuenca, Ecuador

José Manuel Castellano | 23 de septiembre de 2020

 

frase castellano 2

Nota de Chema Tante: Las y los habituales de La casa de mi tía saben muy bien que José Manuel Castellano, historiador canario, está en Cuenca, Ecuador, donde se ha ganado en muy pocos años el prestigio académico que, no el pueblo canario, sino la cortedad de quienes perpetran el gobierno de sus instituciones, le negara. No es la primera, ni será seguro la última -hasta que terminen por matarme- vez que digo que desde su prestigiosa posición en Latinoamérica, este universitario consecuente no deja de observar con mucha desazón los acontecimientos de Canarias, una, con Ecuador, de sus dos patrias. Por supuesto que agradezco con el alma las amables palabras que me dedica, pero sobre todo, le agradezco, como canario angustiado, que alce su voz para denunciar la atrocidad con que este gobierno actual y los Cabildos están atropellando el futuro del pueblo canario. La situación es muy grave. Pero está demostrado que al Partido Socialista Canario, a Nueva Canarias, a Sí Podemos Canarias, al Partido Socialista Gomero y también a Roque Aguayro, les importa más el beneficio y la hacienda de los cuatro bergantes que asolan las islas con su codicia, que el futuro, el bienestar y hasta la vida de las y los canarii. José Manuel tuvo que emigrar, como tanta gente formada que está demostrando su calidad por esos mundos, porque esta insalla alocada no es capaz de aprovechar su talento. Pronto tendremos que salir en masa, quien pueda y como pueda. Porque en quienes un día confiamos, Ángel Víctor, Román, Noemí, Antonio Morales, parece que están cumpliendo el cruel objetivo: despoblar Canarias, para poder terminar de saquear las islas, sin nadie que proteste.

Ángel Víctor, Román, Antonio Morales et al., REPRESENTAN LO MISMO - por José Manuel Castellano, desde Cuenca, Ecuador *

 

 No le falta razón alguna a Chema Tante en sus argumentos expuestos en “Recuperar el turismo es una temeridad”, como en la inmensa mayoría de sus reflexiones. Debo empezar señalando que el amigo Chema es un hombre libre, que responde por sí mismo, que no se esconde en los contenedores basuriles, como es muy tradicional en esa prensa canalla y pesebrista de esos peñascos Atlánticos, que se consideran el centro del universo.

Es un hombre consecuente, leal y comprometido con su tierra, un titánico batallador de principios, lleno de esperanzas de cambio, que alza su voz crítica en un Archipiélago amordazado desde siempre. Pero querido amigo, estos y otros, enquistados en la profesionalidad de la política, no entienden de razones, ni argumentos, son simples lacayos que obedecen a los intereses del sector económico empresarial: ya sea propio, es decir los endémicos explotadores insulares, como los foráneos, que han marcado desde la conquista los ciclos económicos del Archipiélago en función del contexto internacional, con sus respectivos ciclos económicos que generaron crisis de subsistencia y su consiguiente válvula de escape migratoria (recuérdese la caña de azúcar, el vino, la cochinilla, el plátano y ahora el turismo).

Es evidente que esta escoria de políticos sólo piensa en su bolsillo, en mantenerse eternamente en el poder, bien sea en despachos de gobierno o en sus cuartillos de oposición, negociando a favor de sus propios intereses, en camarilla unos y otros, en armónica connivencia.

Éstos, todos, son defensores del statu quo. Eso de la “crisis turística” no es nada nuevo, se veía venir, no hay que ser demasiado inteligente para saber que iba a suceder, más pronto que tarde. Desde luego, que tiempo han tenido estos traidores al futuro insular para buscar alternativas a ese monocultivo, que ha destrozado al Archipiélago ambiental como socialmente, para diseñar políticas económicas equilibradas, sustentables, sostenibles y complementarias, no de boquilla sino pragmática, que buscara cierta soberanía económica y no, como siempre ha primado su estrecha borreguil dependencia hacia los grandes centros capitalistas.

En esta ocasión se adelantó el coronavirus y en una sociedad medianamente inteligente sería una gran oportunidad para reflexionar en la búsqueda de nuevas estrategias. Pero no. Estos señores siguen empeñados en oxigenar al muerto y en enterrar a todos los canarios. NO ESTÁN POR LA LABOR, ESTÁN POR SUS INTERESES. Al fin y al cabo ellos no sufrirán las consecuencias derivadas, como siempre ha sucedido.

Esta historia no tendrá fin, a menos que se produzca una caída de ese salvaje capitalismo saqueador y se produzca el nacimiento de una nueva sociedad, con mujeres y hombres libres que provoquen un cambio en este viciado, manipulador e indigno modelo económico-político. Ya está bien de esa clase política vitalicia, que ha vivido y se ha enriquecido explotando a la ciudadanía y se ha reído de ella con discursos mentirosos.

Ángel Víctor, Román, Antonio Morales et al., pónganse a trabajar pero no en las instituciones públicas sino en sus respectivas profesiones, que nunca han ejercido, pues resulta muy sencillo vivir del dinero ajeno y malgastar los recursos de la colectividad. Sinvergüenzas.

José Manuel Castellano

Cuenca-Ecuador, septiembre 2020

* La casa de mi tía agradece la gentileza de José Manuel Castellano

josé manuel castellano reseña

http://jmcaste.blogspot.com/2020/09/angel-victor-roman-antonio-morales-et.html

 

 

 

MANCHETA 21

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/firmas/angel-victor-roman-antonio-morales-et-representan-mismo-jose-manuel-castellano-cuenca-ecuador/20200923193949104781.html


© 2020 La casa de mi tía