Imprimir

Democracia irreal en la colonia - por Chema Hernández Aguiar

lacasademitia.opennemas.com | 25 de junio de 2019

 

FRASE CHEMA H

Democracia irreal en la colonia - por Chema Hernández Aguiar EN LA COLONIA *

“La era neoliberal es la era del agotamiento del sistema de las democracias liberales. Los agentes que los legitimaban – parlamentos con representación popular, partidos con definiciones ideológicas, sindicatos y centrales sindicales fuertes, dirigentes políticos representantes de distintos proyectos políticos, medios de comunicaron como espacio relativamente diversificado de debates – se han vaciado, dejando al sistema político y a los gobiernos suspendidos en el aire. El desprestigio de la política es la consecuencia inmediata del Estado mínimo y de la centralidad del mercado.

La crisis de las democracias es uno de los temas que más se extiende desde los EUA a la América Latina, pasando por Europa y por Asia. Ya no se trata de reivindicar un sistema que se ha agotado, sino de construir formas alternativas de Estado, de sistemas políticos y de representación política de todas las fuerzas sociales.”
Sader, Emi. 1 de abril de 2017. La crisis de la democracia en el neoliberalismo, Público.

Siempre en las colonias las crisis se manifiestan de forma más brutal y grotesca, con antelación a las sociedades de las metrópolis, hablamos de todas las crisis: sociales, políticas, económicas y seguramente morales. En ella estamos.

Canarias enfrenta la crisis descrita por Sader, la era del agotamiento de las democracias neoliberales, pero, siendo grave, es sólo una parte del problema, Canarias enfrenta la madre de las crisis, una colonización no resuelta en pleno SXXI, un proceso de aculturización galopante, infectocontagioso, una crítica realidad social y una presión demográfica muy intensa generada por el gran número de residentes procedentes del exterior de las islas, componentes suficientes para afirmar que nos encontramos frente a una segunda fase del etnocidio. En términos culturales, identitarios nos encontramos a la defensiva, resistiendo, con lo que a la crisis global de la democracia, sumamos que un nación colonia no goza de democracia alguna hasta que no es dueña de su destino, es simplemente una irrealidad.

La comunidad y lo común se disuelve a gran velocidad. Las décadas de gobiernos pseudonacionalistas, lejos de arraigar conciencia nacional, la han caotizado, difuminado y contaminado.

Las elecciones, expresión de crisis identitaria.

La labor de desmantelamiento de la identidad nacional y el vaciado absoluto del discurso, de la estrategia y las aspiraciones como nación es tanta que el nuevo estatuto es muestra evidente de sus renuncias, de las renuncias de los regionalistas, un estatuto cobarde, resultado del miedo, incapaz siquiera de confirmar el carácter de nación de Canarias

“Artículo 1. Archipiélago atlántico. 1. Canarias es un archipiélago atlántico que, como expresión de su identidad singular basada en sus circunstancias geográficas, históricas y culturales, ejerce el derecho al autogobierno como nacionalidad, constituyéndose en Comunidad Autónoma en el marco del Estado español.

Pero también el último proceso electoral en Canarias y la resultante de los acuerdos de gobernabilidad en las instituciones son una clara manifestación de lo que exponemos.”

Pero aún más grave, el Gobierno de Canarias y su presidente se han negociado y resuelto por las cupulas de los partidos españoles, participando activamente, imponiendo a los regionalistas y ordenando a los delegados de sus franquicias, con quién, qué y cómo.

Así las islas han sido un “ir y venir” de dirigentes del PP y PSOE, de llamadas de teléfonos, algunas intimidatorias, y de corte mafioso.

Mientras esto ocurría, las fuerzas políticas autoproclamadas del nacionalismo han estado a expensas de las propuestas que unos, PP y Ciudadanos, y otros, PSOE, han ido barajando. Es así que tanto NC como CC han transitado de un pacto a otro, a veces integrados en el pacto de las derechas, a veces en el llamado pacto progresista.

Resultó, al menos curioso, que en una fase de esa negociación NC y CC formaron un frente común de unos pocos días al encontrarse acosados, acorralados, por los partidos de disciplina exclusivamente española.

Las fuerzas políticas de la metrópoli toman el control directo, sin delegación.

Daba igual, el presidente sería de PSOE o del PP, pero si había una estrategia machacar al débil y cobarde pseudonacionalismo, sobran en el futuro que nos han diseñado, y no por lo que son, por lo que han sido y son colaboradores, sino por lo que pueden ser. España ha aprendido de CIU y Pujol, para sentarse a esperar que detrás de un Mas venga un Puigdemont.

Las fuerzas políticas del regionalismo canario han perdido el protagonismo en los procesos políticos en Canarias, ni tan siquiera son útiles a España como interlocutores, es cuestión de una legislatura que los aciertos, si los hubiera, en políticas sociales y gestión del nuevo gobierno de canarias, desplazan de la escena a ambas fuerzas definitivamente, una ya que será ampliamente fagocitada por el PSOE, especialista en ello, la otra diluida en la oposición con dos voces más, para la que no está preparada y sin capacidad de generar ningún tipo de clientelismo.

Ni NC, ni CC obtendrán rédito electoral de la situación actual, es más la propia dinámica impuesta puede reducir su influencia, cortocircuitados en los ayuntamientos más poblados, y disminuir sus posibilidades electorales, extendiendo los partidos de obediencia orgánica española su control. Ambos trabajando para las fuerza de disciplina española.

Canarias y su futuro como pueblo y nación jamás ha estado en debate alguno, debates de pactos de gobierno que no han ido más allá de los repartos, tras los cuales se elaboran los programas, más cercanos a declaraciones altisonantes que a propuestas que generen, faciliten un futuro estado y autogobierno. Ni una sola línea del pacto firmado apunta

CC y NC: El Estado español ya no los respeta, no los necesita.

La estrategia del España que Canarias es un cuestión de Estado y que para evitar separatismos y descolonización CC Y NC eran necesarios en las estrategias de gobernabilidad está liquidada, tanto han minimizado el discurso nacionalista, tanto han abrazado el españolismo que España cree saber, no sin cierta razón, que a corto y medio plazo no hay riesgos previsibles, más cuando la expresión electoral de la unidad de la izquierda radical independentista, fruto de un respetable y loable esfuerzo, es poco significativa.

Miedo

No hay miedo en la metrópoli y el miedo crece exponencialmente entre nuestra gente, en el sufrimiento de cada día para sobrevivir con salarios de miseria, de profundas desigualdades económicas y sociales, con el ascensor social parado en la planta baja, mientras las elites canarias, delegados comerciales de España en canarias son cada vez más ricos y avariciosos, con más de un treinta y cinco por ciento en riesgo de pobreza y un 35% nacido en Canarias. Jóvenes, mujeres, desahucios y desahuciados y mucho miedo. Un miedo paralizante que invade a los canarios y canarias, que en mucha ocasiones se autoinculpan de su situación, dirigiendo su frustración y violencia hacia ellos mismos.

Es por ello que el estado español no observa riesgo alguno y ya no necesita medianeros, desea llevar la finca directamente.

Mientras el miedo silencioso crece, como bien sintetiza de Bauman:

Zygmunt Bauman“Nosotros podríamos profetizar que, si nada la refrena o la domina, nuestra globalización negativa -y su modo alternativo de desproveer de su seguridad a los que son libres y de ofrecer seguridad en forma de falta de libertad- hace ineludible la catástrofe. Si no formulamos esta profecía y no la tratamos en serio, pocas esperanzas puede tener la humanidad de convertirla en evitable. El único comienzo prometedor para una terapia contra el miedo que crece y, en última instancia, nos incapacita ver más allá de él, hasta lo más hondo de sus raíces, porque el único modo prometedor de continuar dicha terapia pasa por enfrentarse a la tarea de arrancar esas raíces.”

Bauman, Zygmunt. Miedo líquido : la sociedad contemporánea y sus temores. Buenos Aires : Paidós, 2014.

 

El rearme de la Nación

Dos estrategias de emergencia creo que son esenciales para ese rearme en un tiempo razonable:

1. Las organizaciones, si no fuera posible, las bases y parte de la dirigencia de los partidos y organizaciones en la actualidad en el pseudonacionalismo(NC y CC) deben sin dilación plantearse y ejecutar un proceso de unificación sobre la base de un nacionalismo que crea y piense en nación, en clave de estado, que entienda y reconozca la realidad colonial de Canarias.

2. El movimiento por la descolonización debe confluir en la acción y en la organización en un proyecto interclasista de integración y colaboración que conforme un frente anticolonial de amplia pluralidad ideológica, sea cual sea la evolución futura de las fuerzas pseudonacionalistas, intervenga activamente en todos los ámbitos y áreas que sea posible.

De no producirse ambas estrategias los tiempos para que Canarias sea un Estado se alejarán y los obstáculos crecerán, al tiempo que España podrá culminar estrategia de disolución de las señas de identidad que nos identifiquen y nos hacen reconocernos a unos y otros como miembros de esta comunidad nacional.7

Por último advierto que algunos dirigentes políticos de los partidos pseudonacionalistas pueden optar por avivar el pleito insular, esa aberración pondrían aún más sencillo el objetivo de los partidos de obediencia española.

En África, a 24 de junio del año de la Esperanza.

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Chema Hernández Aguiar

CHEMA HERNÁNDEZ EN LA COLONIA

https://www.enlacolonia.com/democracia-irreal-en-la-colonia/

mancheta 10

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/firmas/democracia-irreal-colonia-por-chema-hernandez-aguiar/20190625071552091427.html


© 2019 La casa de mi tía