Imprimir

Fusión - por Antonio Cabrera de León

La casa de mi tía | 11 de septiembre de 2020

 

FRASE CABRERA FUSIÓN

Fusión - por Antonio Cabrera de León *

No tengo conocimientos de física para escribir sobre la fusión nuclear. Pero hasta donde sé, consiste en que dos o más núcleos atómicos se unen y producen una cantidad inmensa de energía. Este proceso ocurre continuamente en las estrellas y con él calientan e iluminan el universo. Muchos científicos están convencidos de que en la próxima década el ser humano dominará la fusión nuclear y dispondrá así de energía supuestamente limpia, barata e infinita.

La fusión bancaria sólo comparte con la fusión nuclear la tercera cualidad: es infinita. Lo es porque la codicia de los banqueros es infinita. Mientras dure la era ultraliberal seguirán fusionándose hasta que finalmente quede un solo banco. Será la madre de todas las bancas. La que nos cobrará la nómina entera como comisión por ingresar la nómina entera. La que nos convertirá a todos en el pobre pensionista que para sobrevivir entrega su pensión a la residencia de Florentino.

Pero a diferencia de la fusión nuclear, la fusión bancaria nunca es limpia ni barata. Limpia no es porque los banqueros no suelen serlo. Banca y decencia son como agua y aceite. Ninguna persona decente echa de su casa a una pobre vieja, o a una madre con niños, sin asegurarse de que tienen un lugar para vivir. Ningún banquero español acepta la dación en pago existente en Europa. Los principales banqueros de esta España democrática han sido delincuentes probados: un evasor que tenía su botín en suiza y que se supremeó para evadir el trullo, otro gañán que contrataba sicarios para extorsionar a sus rivales, otro que lleva un rato en la cárcel, etc.

De la misma manera que no puede ser limpia, una fusión bancaria tampoco puede ser barata. Si lo fuera no habría tajada para todos los que hociquean en la pocilga del negocio. Cuando son bancos privados la fusión tima a los incautos (también llamados pequeños accionistas). Pero la modalidad preferida para el saqueo se da cuando uno de los bancos es público. Ahí los timados somos todos, lo cual ya no le importa a nadie.

De acuerdo, fueron otros los que metieron 22.000 millones nuestros en Bankia para tapar el latrocinio y los desmanes de las Cajas. Recordemos al presidente de CajaCanarias concediendo el mayor préstamo de la historia de la entidad a un mileurista sin avales; así acabó el ahorro de generaciones de canarios metido en un paquete al que llamaron Banca Cívica y con el que se quedó la Caixa, como ahora se quedará con Bankia.

Recordemos a Luis de Guindos, que fue el ministro de economía que cargó sobre los hombros de los trabajadores españoles la crisis financiera entre 2011 y 2016. Luis es conocido como Atila porque banco que pisa no dura. Recordémosle como alto ejecutivo del difunto Lehman Brothers, recordémosle avalando la emisión de cuotas participativas de la Caja del Mediterráneo: “Será algo, que va a ser estudiado por las mejores escuelas de negocios del mundo” dijo; acertó, pero se estudia como modelo de estafa. Todo eso ha sido premiado con una vicepresidencia del Banco Central Europeo. El sistema protege a los suyos. Hace quince días se paseó por España recomendando fusiones bancarias. Desde ese momento pensé: reunión de pastores, oveja muerta.

Y efectivamente, horas después de que Atila regresara a Fráncfort se empezó a filtrar la buena nueva. Hemos sabido que Sánchez ocultó la fusión a Iglesias hasta que todo estuvo bien atado. Que una cosa es compartir gobierno y otra es compartir negocio. Secretismo y ocultación para entregar en nuestro nombre el 62% de Bankia a Caixabank, que a cambio nos dará cero euros y el 14% del nuevo banco. En lugar de montar con ella un gran banco público, nos dicen que nos los pagan con el 14% de CaixaBankia. Gran tajada, Calviño. Es como cuando te dicen que te compran tu perro por un millón de euros, pero te lo pagan con dos gatos de medio millón.

Los infoxicadores de la prensa salmón ya han ido esparciendo el argumentario: con la pandemia la morosidad se ha disparado como la espuma y los pobres bancos tienen que provisionar los créditos fallidos. Sólo las fusiones nos librarán de tener que provisionarlos nosotros. Y podemos estar tranquilos porque las autoridades de la competencia (CNMC) tienen que pronunciarse y lo harán en términos profesionales y no ideológicos. Y una mierda, Mariano.

Ni siquiera les bastará quedarse con Bankia sin poner un euro. Cerrarán oficinas y con ello empobrecerán miles de barrios y pueblos. Despedirán 9000 trabajadores. Usando el lenguaje negacionista dirán que los despidos son prejubilaciones. Casi todos serán trabajadores de Bankia que habrán cumplido los 50 años de edad. Su sueldo promedio es de unos 50.000 euros/año. Si consideramos que estas personas aún podrían trabajar (y cotizar) unos 15 años antes de jubilarse, veremos que no sólo están rompiendo 9.000 vidas en nuestro nombre. No sólo estarán destrozando 9.000 familias con nuestro silencio. Saquen la cuenta y verán que entre todos estaremos perdiendo unos miles de millones más.

Como copropietario del 62% de Bankia, me opongo y pido que la entidad pase a ser banca pública ¿Y usted?

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

mancheta 24

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/firmas/fusion-antonio-cabrera-leon/20200911220545104334.html


© 2020 La casa de mi tía