Buscar
12:21h. Miércoles, 20 de Marzo de 2019
abril

El "bibliocausto" del 30 de abril de 1939 en Madrid (Fernando Olmeda, en NUEVA TRIBUNA y Francesc Tur en SER HISTÓRICO)

 

quema de libros madrid

frase quema

No hay alma sensata que no se haya estremecido si ha tenido ocasión de contemplar imágenes de las quemas de libros que perpetraron los nazis en Alemania. Una buena prueba de que el fascismo sabe que su principal enemigo a batir es la cultura. Menos conocido es el hecho de que el franquismo, sucursal del fascismo internacional, hizo lo mismo cuando alzó su felonía contra la república. Un encono contra la cultura que se ha mantenido, no quemando, pero sí obstaculizando, cargando de impuestos, negando todo apoyo, hasta ahora. Porque estos son tan fascistas como sus antecesores. Fernando Olmedo publica en NUEVA TRIBUNA un trabajo que se apoya en otro, más extenso, de Francesc Tur, en SER HIsTÓRICO. La recomendación viene del coherente veterano militante socialista, y ahora autor, Antonio Aguado.

El abril republicano desde la agitada primavera de 2018 (Ricardo Robledo, en CTXT REVISTA ROBLEDO)

 

FRASE ROBLEDO

Qué valiosa recomendación hace Antonio Aguado, de este instructivo artículo en el que el profesor Ricardo Robledo propone un aleccionador ejercicio: Examinar que los problemas que atribulan hoy en este estado: Desigualdad, laicismo, patriotismo, rebelión, memoria… se habían, con todas las dificultades, empezado a desbrozar con la República. Un camino truncado -sin remedio hasta ahora- por la felonía nazifranquista del 36. Muy importante artículo que vale para desmontar las tesis de que una república es lo mismo que una monarquía constitucional. Puede ser, pero de lo que hablamos es de la experiencia de la II República, que hay que tomar y de que esta monarquía ni es constitucional, ni tiene vocación de serlo. De Luis XIV para acá, Borbón y Constitución son antónimos. Y terminaré por decir que me hubiera privado abrir la edición de este 27 de abril con tan fastuosa referencia, pero los sangrantes acontecimientos de Pamplona han exigido la atención prioritaria. Cosas del terrorismo machista.