Buscar
17:34h. lunes, 29 de noviembre de 2021
ADOLF
Sociedad

Residencias de mayores, un cambio de modelo de vida o muerte, Adolf Beltrán en EL DIARIO

 

FRASE BELTRÁN

Entre tantas y tantas cosas que hay que cambiar, no con motivo de la pandemia, sino porque el maldito virus lo ha sacado trágicamente a la luz, el asunto de las residencias de gente anciana ocupa un lamentable protagonismo. No por una cuestión casual, sino porque, como la sanidad y los servicios públicos, su privatización se ha revelado como un negocio estafador y abusivo. Yo, Chema Tante, ya he tocado esta cuestión de las residencias de mayores. Aparcamientos de ancianos S.A. en CTXT  y Los dueños de las residencias Vitalia se esconden tras una trama societaria que pasa por Holanda, Luxemburgo y Jersey, Manuel Rico en INFO LIBRE  Ahora, el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado trae de nuevo este encolerizante tema, con la crónica de Adolf Beltrán en EL DIARIO. Y no hay que cansarse de repetirlo: la causa culpable y asesina de tanta muerte y tanto sufrimiento, de este cataclismo planetario es el neoliberalismo y su criminal obsesión por permitir a las empresas que busquen y obtengan el beneficio a cualquier precio. Las próxima vez que alguien les diga, y encima les pida el voto, con el guineo mentiroso de que "las empresas son las que dan trabajo", recuerden que l que dan las privatizaciones lo que dan es sufrimiento y muerte

Política

Sánchez, Iglesias y la sombra de la marmota (Adolf Beltrán)

sánchez iglesias

adolf beltránEn este artículo que marca en EL DIARIO el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado, Adolf Beltran se suma al general clamor de quienes demandaos que Iglesias y Sánchez; el PsoE y Unid@s Podemos se dejen de una vez de boberías y rompan la histórica división entre las izquierdas en el estado español. En efecto, no será fácil, pero hay que hacerlo. Porque si no, el fascismo seguirá pasando, como viene haciendo desde hace 81 años, por nuestra mala cabeza. Es lo que yo, Chema Tante grito y regrito: ¡dejen de pelearse!. POr el bien de los pueblos de las naciones que marchamos, más o menos a gusto, en este estado español.