Buscar
17:36h. jueves, 03 de diciembre de 2020
alma
Firmas

"Basta una sola mirada para que sientas mi alma" - por María Hernández

Dicen que no tienen conciencia porque no hablan como nosotros, porque no crean como nosotros, porque no compran ni venden, porque no realizan las sumas o las restas como nosotros, porque no se abrazan o se besan como nosotros o porque no trabajan como nosotros, porque no piensan como nosotros, y porque no usan las palabras como nosotros.

Firmas

Españistán, un país tercermundista - Por Política del Alma


Nota de Chema Tante:

Esta nota fue mandada por su autor a La casa de mi tía como comentario. Pero,  a pesar de haber sido redactada a vuela pluma, me ha parecido que su enjundia justifica su publicación como artículo
Y es lo que hago, recomendando su lectura, así como a otro, el post que en el sitio POLÍTICA DEL ALMA, aparece con el título "Un país gobernado por traidores y corruptos", que no hace sino comentar la verdad de esta realidad que nos crucifica.
La viñeta de Blanco, la tomo de una página nicaragüense, para que veamos, aunque sin consolarnos, que esta lacra es universal. Y conste que no propongo cortar cabezas, físicamente, me basta con conseguir que devuelvan lo saqueado... ¿se imaginan?
Sociedad

''Vendería mi alma al diablo por sacar los huesos''


Un desgarrador -como todo lo que se escribe sobre este tema- reportaje de CANARIAS AHORA, en el que Laura Jiménez traslada el tesminonio de Martín Sosa, el hijo de uno de los republicanos de Agaete asesinados por la felonía franquista. Una oportunidad más para recordar que la memoria histórica no ha sido satisfecha. 
Sociedad

El desalojo de Somontes... pregunta mi alma: ¿de quién, de quién es esta tierra?


Somontes es una finca agrícola pública situada en Palma del Río, Córdoba. Estaba sometida a un proceso de privatización iniciado por el gobierno ¿socialista? andaluz; y jornaleros en paro del SAT, Sindicato Andaluz de Trabajadores, defendiendo un puesto de trabajo, la habían ocupado, para mantener la producción. Ahora, la Guardia Civil los ha lanzado, cumpliendo órdenes de un juzgado. Porque los terratenientes quieren que la subasta se realice y así tomar posesión, no para que la finca siga funcionando, sino para seguir cobrando las subvenciones europeas. Como siempre, el trabajo, vencido por la especulación.