Buscar
23:42h. miércoles, 01 de diciembre de 2021
amsterdam
Economía

El plan de Ámsterdam para relanzar su economía ante el coronavirus apuesta por romper con el actual modelo de consumo, Laura Rodríguez en EL DIARIO

 

FRASE LAURA RODRÍGUEZ AMSTERDAM

A  mí, Chema Tante,se me abren las carnes, comprobando que sea una noticia resaltante lo que debería ser una práctica, si no adoptada ya en todo el planeta, al menos que empezara a ser planteada en estos tiempos en que la Pacha Mama, con el maldito virus nos ha hecho saber que la estupidez del derroche y el beneficio  todo pasto se tiene que acabar. Pero, como dice Rafael Inglott Domínguez, hay mucha gente con los ojos "cerrados de par en par". El estupendo reportaje de Laura Rodríguez en EL DIARIO nos hace saber que o toda la gente que gobierna en el mundo es ciega y toleta. Que hay personas como la alcaldesa de Amsterdam, Marieke van Doorninck, que está ya planeando implantar en su ciudad la estrategia del donut de Kate Raworth. Parece mentir, de verdad que parezcan novedosas afirmaciones tan obvias como no gastar lo que no se tiene y no derrochar las cosas que son todavía útiles, abandonar la práctica estúpida y ecocida de los artículos de un solo uso"desechables" o la obsolescencia programada. Yo no sé a ustedes, pero a mí, todo esto me suena abjurar de una vez del neoliberalismo. Aleluya. Aleluya para Amsterdam, claro, porque en otras partes, como esta pobre Canarias nuestra, sigue rigiendo la política del avestruz, de quienes dicen "Cambio... el mundo cambia constantemente", para quitarle hierro a esta situación apocalíptica en que nos ha colocado la codicia y la estupidez de las oligarquías neoliberales y de quienes les sirven. Que se enteren de una vez, o cambiamos, o no habrá más oportunidades.

Economía

Ámsterdam prescindirá del gas natural para combatir el cambio climático [Canarias, no]

ayuntamiento de amsterdam

Mientras el genuflexo Clavijo Ladrillo I, su comisaro empresarial Ortega, el bruselense Alonso, el sabedor Melchior y el tolete Becerra encabezan el tan interesado como ridículo tesón por gasear Canarias, alegando encima que lo hacen por su amor a las renovables (sic), en otros países, los punteros en tecnología y sentido común, ya van cerrando la etapa de los combustibles fósiles y planean la utilización mayoritaria de la energía del siglo XXI, la renovable, a corto plazo. El gas, combustible fósil, tóxico, peligroso, caro y de complicado abastecimiento, está siendo abandonado en todas partes. Y esto lo saben los capitostes de la banda cuatrera mencionados más arriba. Lo saben y todos ellos son brillantes profesionales y de patente claro criterio. Por tanto, descartada la ignorancia o la deficiencia intelectual, yo, Chema Tante debo inferior que lo que mueve a estos granujas es el ánimo inconfesable de lucro. No encuentro otra explicación. La información sobre las inteligentes, prudentes y sensatas intenciones del ayuntamiento de Amsterdam la ofrece Isabel Ferrer en EL PAÍS y la señala Federico Aguilera Klink