Buscar
15:41h. Sábado, 24 de agosto de 2019
anibal
Política

Carmen Calvo y los evasores (Aníbal Malvar en PÚBLICO)

 

FRASE MARVAL

En artículo que señala en PÚBLICO el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado, Aníbal Marval se hace cruces de la patujada, indigna de una doctora en Derecho Constitucional, que se ha mandado la inefable Carmen Calvo, a la que ya empiezan a llamar "la Soraya de Sánchez", porque es lo que es. La doctora dedecus causa ha dicho, sin ponerse ni colorada que "“Uno puede tener el interés político, pero otra cosa muy diferente es que eso se pueda hacer jurídicamente”. Y con esta maravilla cree la doctora  que puede justificarse que el entonces candidato psociata dijera una cosa "que publicaría la lista de la amnistía fiscal" y que el ahora flamante presidente diga que no es posible. Ante este esperpento, yo, Chema Tante, proclamo que lo único que cabe decir es que las leyes no son preceptos divinos inamovibles. Si la laye impide que se conozcan los nombres de la canalla, cámbiese la ley. Y si es la Constitución, también. Como hicieron, de medianoche p'al día, con el 135.   

Sociedad

Amenábar y los novios de la Muerte (Aníbal Malvar en PÚBLICO)

 

FRASE MARVAL

Como coincide en el tiempo con la grata noticia de que la banda corrupta deja La Moncloa es inevitable otorgar a esta noticia la cualidad de recordar por qué era tan necesario que el gobierno Pperorajoyano se largara. Es que esta cuadrilla fscista es la que ha llevado a este estado a perder lo poco de democrático que había adquirido. Lo que nos cuenta Aníbal Marval, en crónica señalada en PÚBLICO por Antonio Aguado, nos indica que estamos en manos del fanatismo gorila. Que unos legionarios se crean con derecho a decirle a un creador artístico lo que tiene que hacer entra dentro del proyecto que tenía el dictador cuando aquello del atado y bien atado. Es algo similar a la increíble -pero cierta- historia de la sentencia que obliga al ayuntamiento de Madrid a mantener la calle dedicada al manco tuerto de la Legión porque, dice, "no está demostrado que participara en la rebelión militar". Aunque, por fortuna, el ayuntamiento de la jueza Carmena le ha dicho al juez que pretende reescribir la historia que recurrirá su sentencia y que la renovación y limpieza del callejero sigue adelante. 

Sociedad

Poned boca y culo, jueces y periodistas (AnÍbal Marval, en PÚBLICO) Y un gráfico de María Sande

 

FRASE MARVALGRÁFICO VIOLACIÓN MARIA SANDE

justicia española

No voya a decir que ya era hora de que alguien lo dijera, porque yo, Chema Tante -y no he sido el único- llevo mucho tiempo gritando que en esta justicia, lenta, parcializada, complaciente con el poder y dura con la gente desamparada, infectada por la ideología y el fanatismo hay que buscar buena parte de las desgracias que atribulan a los pueblos que gemimos en este estado de derecha. Pero hay que reconocer que Aníbal Marval, en este artículo en PÚBLICO, lo cuenta con especial claridad. Si algo ha habido de positivo en el calvario que ha tenido que sufrir la chica víctima de la infernal manada en aquella triste noche sanferminera; si de algo está sirviendo la -otra vez- estolidez de la y los magistrados de la Audiencia navarra, ha sido que la protesta está alcanzando, por fin, magnitudes morrocotudas. La chica víctima merece la defensa que estamos haciendo de su dignidad atropellada por una sentencia desatinada, pero, miren por dónde, tenemos que aprovechar el impulso para mantener en alto la protesta, porque también se lo merece la legión de personas a las que una justicia desnortada ha sacrificado. Julián Ayala, viejo revoltoso como yo, recomienda este insigne y valiente artículo de Marval, así como dos gráficos. Uno, de autor desconocido, que ya he utilizado en La casa de mi tía y el otro, de María Sande que explica, con la perspectiva de género tan ausente de esta justicia del estado español, la realidad de las víctimas de la bestialidad del macho violador. Ya empezamos a decirles a jueces y juezas que se dejan llevar por su fanatismo o por sus intereses o por ambos y a las juezas y jueces que no lo hacen, pero que callan corporativamente, que hemos aguantado todo esto, por miedo o por pasividad en la brega, pero que has aquí hemos llegado. Hay que protestar contra todas y cada una de las sentencias y las medidas que acosan a la gente solamente culpable de sus ideas o de su pobreza. Con Marval, yo, Chema Tante, afirmo que en los pueblos del estado español todavía queda "un poquito de alma. De pudor. De amor. De ti. De algo." O sea, que hay esperanza, a pesar de tanta miseria.

Política

Los barones del PSOE (Aníbal Marval en PÚBLICO)

 

FRASE ANÍBAL

El coherente veterano militante socialista Antonio Aguado recomienda este sabroso pero deprimente artículo de Aníbal Marval en PÚBLICO, sobre la colosal e inveterada ausencia de coherencia política en que incurre ese partido español que lleva años traicionando alevosamente su limpia historia socialista y obrera. Un partido que se niega a todo lo que no sea que los partidos de derecha, el Pp o Ciudadanos estén, uno, otro o los dos, en el poder. En todo caso, yo, Chema Tante, le apunto a Antonio y Aníbal la explicación de esta indignidad: es que los 70 millones que el PsoE le debe a la banca, pesan mucho en las decisiones de los barones y la sultana. En cuanto ese partido se salga de madre, sonarán en Ferraz los timbres de las llamadas de Botín, González o Fainé.

Política

El error de Patxi (Aníbal Marval)

ANÍBAL MARVALAníbal Marval, en artículo en PÚBLICO que señala el veterano militante socialista Antonio Aguado, desvela las vergüenzas y ciontradicciones de Patxi López con su candidatura, aparte de resbalones como ese reconocimiento implícito de la miserable actuación freciente de su partido. Eso de “Tenemos que ser una izquierda exigente, no un analgésico de la derecha”. Exactamente, ese es el papel que ha jugado ese partido español llamado socialista y obrero, en este estado de derecha: ser un análgesico que intenta aliviar lossíntomas de las acciones de la derecha, en lugar de atacar la raíz del mal. Desde luego, leyendo a Marval se entienden mucho más las muestars de irritación que ha levantado entre la militancia psociata la candidatura de Patxi.

Política

Socialistas (Aníbal Marval)

 

ANÍBAL MARVALRelata Aníbal Marval en PÚBLICO, en artículo que señala Antonio Aguado, cómo las contradicciones y las vergüenzas de quienes dirigen el PsoE son la causa, no solamente del desastre de su propio partido, sino de las desgracias de los pueblos que sufrimos en este estado de derecha español.

Política

El miedo de los verdugos (Aníbal Marval)

aníbal marvalEn PÚBLICO, Anibal Marval cavila sobre el miedo a la izquierda resuelta y el miedo al medio. Y lo hace, apoyándose en gentuallo como Sostres o Marhuenda. Espero que aníbal se habrá desinfectado el cerebro después. El texto lo recomienda Antonio Aguado

Política

Sánchez Dupin en la habitación cerrada (Aníbal Marval)

aníbal marvalDidáctico artículo recomendado polr Antonio Aguado en PÚBLICO. Aníbal Marval explica, con un sabroso cuento inspirado por el Dupin de Poe, el esperpentico discurso de un candidato preso de las contradicciones que le crea el no ser él, sino lo que le marcan sus jefes, los barones y la baronesa psociatas. Que es lo mismito que ser presa del neoliberalismo más potente.

Cultura

Soy de aquí (Aníbal García Llarena)

Confieso que se me erizaron los pocos pelos que tengo, leyendo este breve pero soberbio, emocionante  artículo de Aníbal García Llarena en TAMAIMOS. Un  texto que llena de MAgua, porque, aunque la experiencia de vida de Aníbal se ha resuelto en sentido positivo, la triste realidad es que la maldita educación que se da a nuestras niñas y a nuestros niños está terminando de matar lo que no queda de nuestra cultura, está aniquilando nuestra autoestima como pueblo. Defitinivamente, el colonialismo, no solamente económico y político sino, peor, cultural, lo está consiguiendo:  destrozarnos. Y eso, a pesar de que la educaicón es, se supone, una competencia del gobierno de Canarias,. mangoneado desde hace cerca de cuarenta años por una gente ruin que se llama nacionalista. Pero que es una clara heredera del malinche Fernando Guanarteme.