Buscar
02:00h. Miércoles, 24 de Abril de 2019
carta

Frente Amplio de Chile califica a Maduro de "dictador" La crisis venezolana y la confusión de la izquierda. Carta abierta al Frente Amplio de Chile (Atilio Borón en su blog)

 

FRASE BORÓN CHILE

Lo que denuncia Atilio Borón, en este artículo que señala en el blog del autor Francisco Morote, de Attac Canarias es lamentable. Y puede ser extendido a otras latitudes, porque la actitud del Frente Amplio de Chile es comparable a la de más organizaciones que se dicen de izquierdas se identifican con planteamientos de la derecha cerril y del imperio USA. Una cosa es cuestionar los fallos que pueda tener una revolución -y la bolivariana venezolana los tiene, sin duda- y otra muy distinta es repetir los argumentos reaccionarios. Comparar -incluso con beneficio, como han hecho González y Guerra- a Pinochet con Maduro es inadmisible, para alguien que haya sufrido la dictadura chilena, pero también para alguien que milita en un partido como el PsoE que se distinguió gloriosamente en la defensa de la República y en la resistencia antifranquista. Lo del Frente Amplio chileno es unna vergüenza; lo del PsoE, también.

Carta de un ciudadano español a Christopher Ross - por Luis Portillo Pascual del Riquelme (2010)

 

FRASE PORTILLO

En 2010, publicaba Luis Portillo Pascual del Riquelme esta carta al entonces enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental. Mucho ha cambiado el mundo, en estos ocho años, incluso el enviado, que ya no es Christopher Ross, sino Horst Köhler. Y también ha cambiado la situación en el Sáhara, pero para peor. La agresión marroquí con el apoyo de Francia y del estado español al pueblo saharaui ha crecido en intensidad. Pero ha mantenido la esencia que trae desde su origen, la injusticia y la mofa al derecho internacional y a los derechos humanos. Por eso, en este momento en que Köhler ha convocado a la potencia torturadora y al pueblo torturado (en palabras de Portillo) a una reunión en Ginebra, viene muy a cuento repescar esta carta al enviado (mismo cargo, mismo problema no resuelto, distinta persona) que no ha perdido nada de vigencia en ocho años.