Buscar
01:56h. Viernes, 26 de Abril de 2019
comprar

Sí. El genuflexo Clavijo quiere comprar voluntades con el dinero del IGTE -por Chema Tante

CHEMA TANTEDice el genuflexo Clavijo, coreado por quienes tienen buenas razones para ello, por la cuenta que les trae, que sus propósitos de reparto de las perras del IGTE que regalara Montoro en trances preeelectorales, son "aprobados y, si se me permite, aplaudidos por las autoridades de seis de las siete islas". El genuflexo Clavijo demuestra haberse aprendido el argumentario, porque es el mismo que repiten todas las partes interesadas en este asunto. Narvay Quintero, consejero responsable del sector primario, adorna la tesis con un conocido chsitecillo: "Si uno nada en dirección contraria que los demás, no puede pensar que los equivocados son los otros". Y todo esto, insisto, para justificar el reparto de unas perras que todo el mundo sabe que será injusto.

Podemos pide al Cabildo comprar el suelo del futuro hotel de La Tejita

Jessica Moreno informa en DIARIO DE AVISOS, de esta feliz iniciativa de PODEMOS. Veremos a ver, si en el Cabildo se impone el sentido común. Desde que se anunciara la futura construcción de un hotel de cinco estrellas en un suelo cercano a la playa de La Tejita, en la localidad granadillera de El Médano, muchas han sido las voces que se han manifestado en contra por su afección a este espacio natural de gran valor. Con el fin de poner freno a esta situación, el portavoz del Grupo Insular de Podemos, Fernando Sabaté, ha propuesto al Cabildo que compre el mencionado suelo y lo dedique a otros usos más adecuados al entorno, aseguró a DIARIO DE AVISOS.

Comprar a Casimiro Curbelo; aislar a Antonio Morales (Carlos Sosa)

Vuelve Carlos Sosa a aplicar su agudeza de criterio, para disecar en su TOP SECRET de EL DIARIO CANARIAS AHORA las estrategias maniobreras del genuflexo Clavijo y el tecnocrático Alonso. Este gentuallo juega con los sentimientos del pueblo tinerfeño, abusa de la ingenuidad de la gente de las cinco periféricas y mangonea con la perras (que no están y las seguiremos esperando) para sus particulares empeños políticos.