Buscar
04:01h. Miércoles, 26 de febrero de 2020
decente
Firmas

El Trabajo decente - por Antonio Morales

El pasado viernes los sindicatos UGT y Comisiones Obreras me invitaron a la presentación del libro: “Las que limpian los hoteles. Historias ocultas de la precariedad laboral”, un trabajo de investigación elaborado por Ernest Cañada. El doctor Joan López Lloret dice en el libro: “aún no he visto a ninguna camarera de piso llegar a los 65 años para jubilarse”.

Economía

¿Por qué no existe el salario decente en España? (Vicenç Navarro)

En KAOS EN LA RED, NUEVA TRIBUNA, PÚBLICO o en la página personal del autor, puede leerse este detacable artículo en el que Vicenç Navarro aborda un tema del máximo interés, un asunto que debería ocupar los desvelos y las preocupaciones de toda la gente que aspira a gobernar el estado español: ¿Por qué en este estado a la gente se le paga de manera tan miserable?.

Economía

Campaña Internacional de la UITA por el trabajo decente de las camareras de piso

Confirmando que el problema de nuestras sufridas camareras de piso no es exclusivo del turismo canario, ALBASUD nos informa que en Buenos Aires acaban de presentar esta campaña porque  "las trabajadoras pasan gran parte de su jornada laboral en posturas forzadas y perjudiciales, con sobreesfuerzos y movimientos repetitivos". Lo que si ocurre con mucha mayor fuerza en nuestra realidad insular es que, encima de los perjuicios para su salud por las dificultades del trabajo, nuestras camareras de piso están sometidas a jornadas laborales y fijación de objetivos abusadores, diga lo que diga el embustero Marivhal

Economía

¡Reducir el déficit público no es el objetivo de un gobierno decente! (Fernando Luengo)

fernando luengoFernando Luengo lo grita, en este sólido y argumentado artículo en PÚBLICO que recomienda Francisco Morote, de ATTAC Canarias. Y debo decir que me encanta que gente tan prestigiosa me acompañe en mi tesis de que la contención del déficit, sobre la que tanto han cacareado los gobiernos del ígnaro Paulino y del genuflexo Paulino, es una desgracia para el buen gobierno. Y una trompada contra la dignidad de la gente, cuando los niveles de endeudamiento, público y privado, alcanzan niveles estratosféricos, como indica Fernando Luengo.