Buscar
20:40h. Martes, 25 de febrero de 2020
desobediencia
Economía

Un millar de científicos apoya la desobediencia civil pacífica ante la crisis climática, en SINC, ENERGÍAS RENOVABLES y PÚBLIO

 

frase ciencia renovables

Lo sirve la agencia SINC y lo difunden ENERGÍAS RENOVABLES y PÚBLICO (a muchos medios les debe parecer poco importante la cosa). Miles de integrantes de la comunidad científica internacional se unen a la propuesta de reclamación de mayor diligencia en la adopción de medidas para el desarrollo de las renovables. Ahora, en la línea de loo que lo que piden muchas personas expertas, como Pedro Prieto o Federico Aguilera Klink, lo que hay que hacer es exigir también medidas para la restricción del desarretado consumo de energía. Porque este desastre no se arregla solamente con las renovables.

Economía

Tender puentes con la desobediencia climática. José Luis Fdez. Casadevante 'Kois' en EL DIARIO

 

FRASE KOIS

Estando en todo de acuerdo con Kois, cómo no iba a estarlo, en lo que dice en este sobrado artículo en EL DIARIO, tengo sin embargo que hacerle una simple matización. No estamos en riesgo de banalización de la emergencia climática. Eso es una trágica realidad. La codicia, la comodidad y la inconsciencia llevan más allá de la banalización, hasta la ridiculización. Son esas personas bellacas que llaman "nonismo" a la lucha por la sostenibilidad. Esto ocurre en todas partes, pero yo, que escribo desde Canarias, tengo que decir que mis islas han estado sometidas a décadas de gobiernos obsesionados por la ruindad de la búsqueda del beneficio que ha sepultado en cemento extensas partes de nuestro territorio y nuestro litoral. Y que, en este cuadro lamentable, la prensa mercenaria no ha banalizado, ha ridiculizado la emergencia climática. Por tanto, yo, Chema Tante, creo que la llamada a la desobediencia que proclama Kois, tiene que ser mayoritaria.

Firmas

Desigualdad, dignidad y desobediencia - por Antonio Morales Méndez

En los días previos a la Marcha de la Dignidad del pasado día 22, mientras se organizaban distintas caminatas hacia Madrid para denunciar los recortes del Gobierno, la pérdida de derechos y la pobreza y emergencia social en que se encuentra una parte importante de la sociedad española, los medios de comunicación apenas se hicieron eco de su convocatoria. Era casi como si no existiera.