Buscar
13:23h. martes, 25 de enero de 2022
falacia
Economía
Un poco menos de combustible marino, mucho más combustible en tierra

La falacia del ahorro energético del puerto de Fonsalía, Julio Muñiz Padilla en QPH RADIO

 

frase muñiz

Julio Muñiz Padilla en QPH RADIO desmonta el falaz argumento que han vertido Paco Pomares y Ángel Víctor Torres, sobre el supuesto ahorro de combustible que supondría la mayor cercanía de Fonsalía de las tres islas con quien se comunicaría. Un trayecto por mar más corto, pero que obligaría a una trayecto por carretera mucho más largo. Quemar un pizco menos de combustible marino, pero quemar mucho más de combustible en tierra.  Como dice Federico Aguilera Klink , que señala el asunto: Torres, Pomares  y sus mentiras sobre Fonsalía. ¿Habrá algo sobre lo que no mientan?

Economía

La educación concertada es una "falacia", Nacho Varela en DIARIO 16

 

FRASE VARELA

Nacho Varela aborda este espinoso tema de la educación llamada "concertada" en DIARIO 16 El artículo, que recomienda el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado, se ocupa de las continuadas mendacidades que se enarbolan para justificar el embrollo de la financiación de la educación privada con fondos públicos. Es exactamente lo mismo que pasa con la sanidad. Hubo un momento en pudo lejanamente entenderse que, ante las dificultades físicas de los sistemas públicos de sanidad y educación para cubrir las demandas de gente usuaria, se encomendaran algunas  plazas al sector privado. Pero esa, en todo caso, tenía que ser una solución transitaria, coyuntural. Pero esa historia se enquistó. Tanto las personas políticas muy interesadas como las empresas codiciosas vieron la tremenda posibilidad que esto ofrecía para privatizar tanto educación como sanidad sin que lo pareciera. Y así estamos. 

Economía

EL BBVA se adhiere a la falacia taimada del FMI: que bajen los salarios, para crear [dicen] empleo

La estrategia ultraliberal despliega sus ofensivas por varios frentes, lanzando al ataque a sus diferentes unidades tácticas. Esta vez, le toca al BBVA que, además de contribuir al aplatanamiento popular con el espectáculo cirquense (acepción romana) que llaman deporte, lanza estos dardos envenenados. Eso sí: de los beneficiosd empresariales y de la benevolencia fiscal con los de arriba, de eso no hablan.