Buscar
11:33h. Sábado, 19 de Enero de 2019
feminista

VOX tropieza con el Movimiento Feminista

 

feminismo

Tenía que ser. El fascismo es la sublimación de la dominación, la legitimación del principio de la ley del más fuerte. El feminismo, aunque el facherío de VOX y el Pp no se haya enterado, no es solamente un movimiento de mujeres, sino el de toda persona que crea en la igualdad de derechos, en la protección de la gente más débil, más desamparada. El feminismo, por tanto, es la antítesis del fascismo. El Movimiento feminista lucha contra el patriarcado, por las mujeres discriminadas, por las mujeres maltratadas, por evitar que se siga violando y que se siga asesinando a mujeres por ser mujeres. Pero el feminismo también lucha por el resto de personas que sufren maltrato y discriminación. Por eso se escuchan las voces del movimiento feminista, en todos los lugares del estado, que se aprestan para oponerse a VOX y a lo que VOX significa. Porque el fascismo también es patriarcado.

Partido Feminista de España y Plataforma contra los Vientres de Alquiler (ACVIAL) se oponen a la Campaña de la Asociación "Son nuestros hijos"

 

partido feminista de españaLos vientres de alquiler, suponen un delito de trata de seres humanos y así lo recoge la actual legislación española (Ley 14/2006 de 26 de Mayo sobre técnicas de reproducción asistida LTRHA).Estamos ante otra forma más de explotación y cosificación de las mujeres, para satisfacer los deseos de paternidad/maternidad de familias adineradas, anteponiendo estos a los DDHH.

"Por una maternidad feminista" (Esther Vivas en EL PERIÓDICO y EL MERCURIO DIGITAL)

 

FRASE VIVAS

Francisco Morote, de Attac Canarias, señala este artículo de Esther Vivas en EL PERIÓDICO y EL MERCURIO DIGITAL, que aborda un tema capital, me parece a mí, Chema Tante. Si hay algo en lo que los machos no podemos hacer otra cosa que apoyar y ayudar, pero sin ningún otro protagonismo, es este de la maternidad. Por tanto, el feminismo tiene que asumir como neutralizar la esclavitud que el patriarcado ha sometido a la mujer, también, por el hecho inevitable de ser madre, pero reivindicando la protección que debe prestar la sociedad y la colaboración a que el macho está obligado. Vivas se apoya en Nawal El Saadawi, Victoria Sau, Simone de Beauvoir y Nawal El Saadawi para construir un breve pero contundente alegato de defensa de la liberalización de la mujer madre