Buscar
03:04h. Jueves, 20 de febrero de 2020
fundacion
Economía

Las emisiones de gases en España pintan un horizonte sombrío Feliciano Tisera en BEZ y SAL Y ROCA de NUEVA TRIBUNA, sobre el informe de FUNDACIÓN ALTERNATIVAS

 

frase tisera

Yo, Chema Tante, quiero creer que con el  nuevo gobierno progresista, las cosas van a cambiar notablemente. Pero, tras estos decenios de poder de la derecha -declarada, del Pp- o real aunque ocultada, del PoE dominado por su ala vendida o rendida al neoliberalismo, la verdad es que el panorama de sostenibilidad en el reino de Felipe el Último es pavorosa. Nos dice la Fundación Alternativas, que traslada Feliciano Tisera en este artículo en BEZ o en el SAL Y ROCA de NUEVA TRIBUNA que Europa está avanzando en el control de emisiones de carbono, pero en cambio, en este estado español, cautivo del neoliberalismo y de la cerrilidad, la situación va para atrás. Por eso, ojalá que dentro de un poco tiempo podamos estar hablando de otro estado de cosas.

Economía

Éxito de participación en las jornadas sobre coste económico y sociopolítico de la corrupción, organizadas por la Fundación César Manrique en Lanzarote

 

FRASE FCM

La Fundación César Manrique demuestra conocer bien el efecto desastroso que sobre el medio ambiente también ejerce l corrupción. La prueba es la organización de estas Jornadas Calidad de las Instituciones Democráticas y Efectos de la Corrupción. Costes Económicos e Impacto Sociopolítico que fueron cumplidamente anunciadas por La casa de mi tía y de cuya celebración reporta LA VOZ DE LANZAROTE. El reportaje del medio conejero hace pensar en la necesidad de que la FCM considere la posibilidad de volcar todos los contenidos de las personas ponentes y editar alguna publicación. Todo cuanto se diga y haga para que la gente entienda cuán malsana y perjudicial es la corrupción nunca será bastante. Es preciso que se asuma que la corrupción no es solamente un problema moral, sino una brutal sangría económica, un distorsión del mercado, el alza de los precios, un deterioro de los servicios e infraestructuras del ámbito público y un factor de desilusión para el trabajo eficiente. No está de más decir que los lujos de la bastardía corrupta los paga la gente con esfuerzo, sufrimiento, enfermedad, hambre y hasta muerte. Esto no es ninguna broma.