Buscar
09:09h. jueves, 13 de agosto de 2020
general
Economía

Carta del Coordinador General de Binter, Juan Ramsden. Con una nota de Chema Tante

 

FRASE BINTER

CHEMA TANTENota de Chema Tante: Abrigo severos y cordiales cuestionamientos hacia algunas de las personas accionistas y ejecutivas de Binter. Pero eso no quita que, como cliente y como observador analiítico, tenga muchos elogios que hacer acerca de la calidad y eficacia del servicio que ha prestado esta empresa canaria en el transporte entre islas. Y fuera de ellas, cuando era posible.  Pienso que Binter no se ha aprovechado, al menos no mucho, de la situación casi de monopolio de que ha disfrutado en los aires canarios. Y pienso también que esta empresa ha asumido el carácter de servicio esencial y social que tiene su actividad en un archipiélago. Es más. Quienes hayan viajado algo por el mundo sabrán que en aviones y barcos puede encontrarse de todo, bueno y malo, entre el personal, de a bordo y de tierra. En cambio, en Binter -lo mismo pasa en Fred Olsen, en la mar- es excepcional  tropezarse con una mala experiencia con quienes atienden, en tierra, en el aire o sobre las olas. Por todo eso, en mis propuestas para una reformulación -más bien, una sustitución total- del concepto masivo aplicado al turismo en Canarias, para darle un carácter de turismo selectivo, de calidad, sin aglomeraciones y sostenible de verdad, no de boquilla, con gestión integralmente manejada por y desde Canarias, siempre he incluido a Binter y a su colega marítimo, Fred Olsen, como las posibles y adecuadas transportistas de nuestro turismo, a manera de líneas de bandera canaria,  del concepto de turismo que sueño para nuestras islas. Así nos libraríamos del funesto modelo del bajo coste, malo para Canarias, para el pasaje y para su personal. Vean las últimas peripecias de la linea paradigma de tan maligna modalidad. Por todo esto, me he mamado, sin permiso, ni ponerme colorado, esta carta que el Coordinador General de Binter Juan Ramsden, ha dirigido a sus clientes. Ojalá que estas y otras muchas empresas que demuestran que en Canarias se pueden hacer las cosas razonablemente bien, tengan el protagonismo que merecen y que Canarias merece, en el Plan, no de Reconstrucción, lo malo no debe reconstruirse, sino de Reformulación de la Economía isleña. Amén.