Buscar
15:47h. martes, 18 de enero de 2022
hedor
Sociedad

Monereo: "El viernes triunfó una nueva restauración monárquica con su olor y hedor más duro"

MANOLO MONEREO

Entrevista a Manuel Monereo en Radio San Borondón

Manuel Monereo, afirmó en Radio San Borondón que este viernes vivimos el final de una cuenta atrás, que nos lleva a una situación que no se ha sabido ni querido evitar, por un lado una independencia hecha por una minoría del país y por otra lado, la intervención de un gobierno que ha estado esperando esta oportunidad desde hace meses.

Política

El insoportable hedor que desprende el PP (Gabriel García)

 

PP PARTIDO PODRIDO

El partido cuyos presupuestos apoyan Cc y nC

gabriel garcía 2En DIARIO 16, excelente descripción que hace Gabriel García de las miserias morales del partido llamado popular. Miserias morales de las que yo, Chema Tante, proclamo que Nueva Canarias se hace cómplice, vendiendo su digniudad por un plato de discutibles arvejas. Sí. Este es el partido cuyos presupuestos y, por tanto, cuya permanencia en el poder, apoya el partido de la nada nueva Canarias.

Firmas

El hedor a fascismo del PP - por Francisco González Tejera

 

FRANCISCO GONZÁLEZ TEJERALa evidente complicidad de los cargos públicos del PP con el franquismo se hizo evidente en la pasada edición de la entrega de premios de la Fundación Franco. El secretario general, Juan Antonio Morales, parlamentario en la Cámara extremeña, defendió en su intervención al régimen dictatorial en el 60ª cumpleaños de la asociación fascista.

Economía

No al TTIP. Contra el hedor de los despachos (LA RÉPLICA)

En LA RÉPLICA, un estupendo texto sobre las manifestaciones contra el, sí, hediondo TTIP que se está cociendo en los no menso hediondos despachos de la UE. Las reflexiones que desgrana el artículo se inician con una cita de Eduardo Galeano y otra de Josephine Witt, la heroína de FEMEN que puso en evidencia al vil Draghi.

Firmas

Santa Cruz con hedor a estercolero - por Ana Beltrán


 Llegó el otoño y con él las primeras lluvias. Duraron poco, como todo lo bueno. ¡Menos mal!, he de decir, aunque sea un contrasentido. El chaparrón, medianamente fuerte, fue de escasos minutos, de lo contrario quién sabe lo que hubiera podido pasar. Las cuatro gotas caídas fueron suficientes para que se produjeran verdaderas riadas, y lo peor de todo es que esas aguas, por nauseabundas, dejaron las calles con olor y aspecto a estercolero, tanta era la porquería que arrastraban.